Páginas vistas en total

jueves, 4 de agosto de 2011

2º Capitulo - Fiesta en la playa

Ya habian llegado las vacaciones y tenia un gran verano por delante. En mi lista lo primero era pasar el mejor verano de mi vida. Siempre habia preferido estar en clase que de vacaciones, tenia demasiado tiempo libre, pero este verano eso iba a cambiar. Iba a disfrutar cada momento sin preguntarme por el siguiente. Y todo empezaba por quedarme a casa de Mireya a dormir.
   - ¿Preparada?
   - Claro. Vamos allá.
Cuando llegamos a casa de Mireya nos fuimos directamente a su habitación. Siempre que una se quedaba a dormir en casa de la otra veiamos peliculas hasta que ya no podiamos aguantar más, pero esta vez fue diferente. Mireya paró la pelicula cuando estaba por la mitad.
   - ¿Y por qué nosotras no hacemos lo mismo? Quiero decir tenemos la playa aqui al lado podriamos hacer una fiesta en la playa, para celebrar que se han acabado las clases.
   - Me gusta como piensas- me empezó a recorrer un entusiasmo al imaginarme una fiesta en la playa - pero solo nosotras no podemos hacerlo. Tendriamos que llamar a los demás.
   - Claro, pero mejor sera que lo dejemos para mañana, pero mientras tanto podiamos empezar nosotras a organizar mas o menos como será.
Y ya tenia una idea. Tenia que ser a lo grande. Al estilo Hollywood. Como cuando la gente se reunia en la playa en carnavales. Solo que ahora seria yo la que organizara todo. Iba a ser un caos.
Mireya y yo nos pasamos toda la noche hablando de como seria la fiesta. Quien pondria la musica, como decorariamos la playa... Por una parte me entusiasmaba pero iba a ser un lio con tanta gente. ¿Y qué pasaba si ese dia llovia? Respuesta: mas vale que no fuese asi porque si no la fiiesta estaria arruinada.

***
   - Habíamos pensado hacerla este viernes, así tendremos tiempo suficiente.
   - Pues por mi perfecto, ya sabes que yo estoy dispuesto a cualquier cosa que tenga que ver con una fiesta
   - Ya lo suponíamos Alex - bromeé, bueno no del todo era seguro que Alex no se la iba a perder - tu sin fiesta no existiria.
   - Yo voi a hacer que la fiesta sea grande
La verdad era que Alex conocía a mucha gente. No sabia como lo conseguía, allí donde iba siempre había alguien que le conocía y estaba segura que iba a correr la voz de la fiesta en cuanto se fuera a casa. Lo que convertía nuestra pequeña reunión en una fiesta en condiciones. Lo que me ponía un poco nerviosa. No se me daba bien estar rodeada de mucha gente y menos de gente a la cual no conocía.
   - Jorge ¿podria estar tu a cargo de la música?
   - No hay problema M
   - Vale. Entonces el tema decoraciones y demás nos toca a las chicas. Hemos pensado hacerlo al estilo hawaiano.
   - Perfecto. Una decoración fácil. Podríamos repartir collares de flores.
Toda la semana se pasó en un parpadeo entre los preparativos y las invitaciones. Cuando llegó el gran día estaba con unos nervios que hacían imposible pararme quieta a descansar. No era mi primera fiesta en la playa, pero si a primera que era organizada por mi (bueno con la ayuda de Mireya y los demás).
   - No he podido pegar ojo
   - Vero estate tranquila, todo va a salir bien.
Mireya y yo habíamos quedado unas horas antes con el resto para preparar todo. Todo estaba colocado en si sitio, pero aun así el tiempo de espera hasta que empezara la fiesta me estaba alterando los nervios.
Lucia y Jorge fueron los primeros en venir. Jorge se fue a revisar el equipo de música antes de hacer cualquier otro movimiento. Si eso fallaba la fiesta no podría seguir adelante. Los siguientes fueron Ana y Tom. Tom era un amigo de Ana, habíamos coincidido un par de veces mas pero no es que hubiéramos tenido una gran conversación. Él no era el tipo de chico que solía estar con chicas de 15. Tom tenia 17 y era jugador de fútbol. Con eso se podría decir todo. No lo conocía bien, pero a primeras apariencias parecía un chulo. Siempre salia con su grupo de amigos, traía a todas las de mi edad loquitas por él y eso digo yo no puede ayudar a que el ego de una persona disminuya.
   - Chicas buen trabajo, está mejor de lo que pensaba
Me tube que contener para no contestarle, en lugar de eso, aplique una de mis sonrisas "estoy muy feliz de que estés aquí". Mi único reto era aguantarla hasta que pasara de largo y se dirigiera donde estaba Jorge.
La gente empezó a llegar alrededor de las diez y entre ellos se encontraba Alex. Ya se que Alex como uno de los que estaban encargados de preparar las cosas antes de la fiesta debería haber estado antes de que llegara la gente. Diselo tu a él. Él es el alma de la fiesta y lo único que conseguirás es una de sus frases tipo. Necesito mi tiempo para arreglarme. ¿Como quieres que este a la misma hora que los niños mas pequeños?
Cuando dice eso lo único que hago es rodar los ojos y seguir con otro tema. Alex es así y bendito quien le pueda cambiar.
En una media hora la fiesta estaba en marcha. Todo el mundo parecía divertirse. No había nadie parado, todo el mundo estaba haciendo algo, y de eso trataba la fiesta. Era una pequeña muestra de lo que iba a ser el verano. A lo lejos vi a Mireya hablando con Ana, Alex, Tom y otros chicos que supuse que serian amigos de Tom. Me gustaba ver que la gente se lo estaba pasando bien, que eran felices, pero no tenia la sensación de que yo era parte de ese algo.
Yo siempre lo miraba desde otra perspectiva. La gente miraba la diversión desde el punto en el que se estaba dentro. Yo lo hacia al revés. Cualquier persona podría pensar que eso era malo. Que yo me aislaba, pero era por voluntad propia.
Me puse a pasear por la playa y cuando llegue a un punto solitario, pero desde el cual se podía ver la fiesta me senté.
Siempre que oía el mar una profunda calma me embargaba. Todos los pensamientos volaban lejos y solo podía disfrutar de lo que tenia alrededor. No se si se puede explicar ese sentimiento. Es estar en calma o mejor dicho, es tener la seguridad que todo tiene un equilibrio, que lo malo puede mejorar. El mar conseguía que abandonara todo. En ese momento solo eramos el mar y yo. O eso pensé yo hasta que la calma fue interrumpida.
   - ¿Qué se supone que haces aquí?
Cualquier persona normal se habría acercado a preguntar si estaba bien o algo parecido, claro que la especialidad de Tom era ser de todo menos normal.
   - ¿A ti que te parece?-. Normalmente yo no seria tan borde. Yo no suelo contestar a la gente es solo que Tom nunca me ha dado motivos para tratarle de otra forma.
   - Pues que estas más sola de lo habitual y mira que ese parece ser tu estado normal.
¿Entendeis ahora a lo que me refiero? ¿Como alguien puede ir diciendo ese tipo de cosas por a vida? No penséis que es el tipo de persona que luego piensa en las cosas que salen  por su boca. No. Tom siempre pensaba que conocía a las personas ya que era Mister Popularidad. ¡JA!
   - Ya, pues como es mi estilo habitual ¿porque no desapareces?. Seguro que tu club de fans te están buscando por todas partes.
   - ¿Celosa?
No lo podía creer. ¿Habia venido donde mi para molestarme? Pues si era así lo estaba consiguiendo. Me levante para caminar, pero no sabia a donde. No me apetecía volver a la fiesta, pero tampoco quería seguir con Tom. No estaba en mi plan ser molestada e iba a hacer todo lo posible para que eso siguiera así.
Oí la risa de Tom mientras caminaba lejos de él. Al lado opuesto de donde estaba la fiesta, a las rocas.
   - ¿Por qué huyes de mi?
Era Tom otra vez. ¿Es que no me iba a dejar en paz? ¿Por qué le había dado por mi hoy? Normalmente ni me notaba. Tom ya se había acercado lo suficiente como para no tener que gritar.
   -¿ Por qué no hacerlo? -Sonrió, pero no era una sonrisa de alegría, sino de que estaba a punto de soltar uno de sus comentarios, por lo que hable antes que él.- Ya se que no estas acostumbrado a que te lo digan, pero hay gente que prefiere estar sola. Sin ti.
   - ¿ Es que no te caigo bien?
Si hubiera sido cualquier otra persona al hacerme esta pregunta habría pensado que me había pasado con lo que había dicho, pero no con Tom. Él tenía un tono burlón, lo que molesto aún más.
   - ¡NO! No me caes bien. No me gusta nada de ti. Eres un egocéntrico y un arrogante. Piensas que puedes tratar a la gente como te da la gana porque eres el señor popularidad. ¿Pero sabes una cosa? ¡No todo el mundo besa el suelo por donde pisas!
A Tom se le fue la sonrisa de la cara. Era de esperar después de lo que le había dicho, pero el se lo había buscado al fin y al cabo. Me había provocado y al final me encontró. No me tenia porque sentir mal ¿no?.
   - Tom...
   - Lo entiendo, no somos amigos.
Y con eso se fue. Me sentía fatal. Ya se que el me había buscado la boca, pero también hay maneras y maneras de decir las cosas. Ahora si que no tenia ganas de fiesta. ¡Vaya comienzo de verano!

Querido diario:
Ha sido un día muuuuuuy largo. Demasiado. Todo lo de la fiesta me a tenido con un nudo. Los nervios a flor de piel y al final he terminado explotando. Tom ha sido la mecha. Se que es un chulo y alguien se lo tenia que decir, pero lo que nunca había pensado era que ese alguien fuera yo. Me siento fatal por haberle gritado. Lo he pagado con él y me siento realmente mal.
¿ Por qué ultimamente las cosas me salen mal? Dani se ha ido y no volverá hasta septiembre y yo lo único que hago es meterme en líos. PUFF! No se si voy a poder dormir, pero me voy a la cama.
Te seguiré contando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario