Páginas vistas en total

lunes, 26 de septiembre de 2011

Capitulo 13 - ¿Qué he hecho?

Todo era tan confuso para mi. ¿Como podía sentirme mal por lo que le había hecho a Tom? El me había engañado, se había burlado ¿y aun así me sentía mal yo?. Él debería estar pasándolo mal, no yo. ¿Y por que si quiero que sufra me siento mal si lo hace por algo que le he dicho yo?
Era verdad lo que me había dicho o era simplemente diversión para él. Siempre había pensado que sentimientos como culpa o la tristeza no se podían fingir, al igual que con el amor, pero él lo había hecho lo que no le daba mucha credibilidad.
Esa mirada, la de Tom, no se me podía borrar de la cabeza. Había estado rondandome en mis sueños. Tenia sentimientos encontrados. Esa tristeza en sus ojos me hacían querer correr para consolarlo, pero a la vez mi parte mas orgullosa me decía que así es como debía de ser, el lo tenia que pasar mal. Se tenia que arrepentir de lo que me había hecho.
¿Por que tenia que ser yo así? Esta no era la primera vez que me pasaba algo como esto, no era la primera vez que me sentía mal por una persona que no me caía especialmente bien, por no decir otra cosa.
Así que me encontraba aquí, en mi habitación, recién levantada después de que la conversación con Tom me persiguiera toda la noche. Estaba tumbada en mi cama mirando al techo como si en ella pudiese encontrar la respuesta a todos mis problemas.
Pataleé como una pequeña mi cama, estaba harta siempre de sentirme mal, quería que mi vida dejara ser como una bola de nieve que cada vez arrastraba mas y mas dudas. Me pregunto si alguna vez esa situación llegaría, esa en que todas las dudas se disiparan y por fin pudiera vivir y disfrutar la vida libremente, sin ningún pensamiento mas que lo que iba hacer al siguiente momento.
Me incorporé de la cama y me fui hasta el espejo. Tenia un aspecto horrible por no haber dormido en toda la noche. Me senté en el suelo apoyando la espalda en mi cama. Cogí mi diario y repasé lo que había escrito la noche anterior.
Vino tan engreído a mi pensando que después de todo lo que pasó aun se merece explicaciones... pero no se algo en él me removió por dentro. Si solo me quería utilizar y solo era una mas ¿por qué me busca? ¿por que se empeña tanto en disculparse y en hablar conmigo? ...
¿Por que parecía tan triste? ¿Por que me hizo caso? ¿Es que a caso si me quiso? ¿Le gusto como él me a confesado? ¿Soy una tonta por sentir lastima por él?
No ayudaba volver a leerlo, lo había comprobado, las mismas cuestiones seguían si tener respuesta, lo que me hacia dudar de él era por que cambio su actitud. Tom vino pidiendome explicaciones, como si tuviese algún derecho sobre mi, pero se fue calmando y al final se volvió "sumiso", quiero decir, me hizo caso solo por que se lo pedí. ¿Por que debería haberlo hecho?
No aguanté mas interrogaciones en mi cabeza, así que me fui al baño para darme una larga ducha. Necesitaba bloquear cualquier pensamiento, borrar todo lo que había pasado aunque fuese tan solo por unos minutos.
Salí de la ducha un poco mas relajada, aunque sabia que los pensamientos no tardarian mucho mas en volver. Necesitaba pensar, yo sola, tranquila, sin nadie que me pudiese interrumpir en mi meditación y ese lugar no era mi casa. Sabia el lugar perfecto, uno en el que no se les ocurriría buscarme.
Me vestí, cogí mi bolso y las llaves de mi casa. Ni siquiera cogí el móvil, hoy era un día para mi y para nadie mas que yo.
Salí de casa fijando mi rumbo, a mi pasa no tardaría quince minutos, igual incluso diez, pero en cuanto llegara tendría la tranquilidad que necesitaba, estaría sola o por lo menos no habría mucha gente. Eran las diez de la mañana y normalmente la gente utilizaba estos días o para dormir o para ir a la playa. ¿donde estaba yo? Por una vez no estaba en las rocas del final de la playa, seria demasiado fácil buscarme hay, siempre iba ahí cuando necesitaba pensar.
Estaba en el paseo marítimo. Si, exactamente donde había pasado todo. En el mismo lugar donde el día anterior habían aparecido todas mis dudas.
Siempre me había gustado ese lugar, no solo porque desde hay se podía ver el mar, que también, sino porque mis padres siempre nos habían llevado a mi hermano y a mi de pequeños. Solíamos pasear por ahí, incluso fue unos de los sitios en los que mi hermano aprendió  a patinar. Eran recuerdos de la infancia, recuerdos familiares, de esos que hacen sentir una añoranza terrible pero que a la vez te sientes alegre y llena de amor, por lo que significo esos momentos. Me sentía segura en ese lugar.
Caminé hasta una parte del paseo que salia al mar. Supongo que en sus tiempos hay había habido un faro, ahora solo había una cruz de piedra. Recordaba que alguien me había dicho el porque esa cruz estaba ahí, pero no me acordaba. Era bonita para ser una cruz, quiero decir las cruces no suelen representar nada bueno, era de piedra blanca que con los años había adquirido un tono grisáceo, seria de unos tres metros de altura por lo que era fácil localizarla desde lejos.
Me senté en la basé de la cruz y mire el mar. No era la misma vista que había tenido el día anterior, no solo porque no estaba en el mismo punto del paseo, sino porque el mar ahora tenia un color mas oscuro. El sol brillaba, pero apenas calentaba. La vista seguía siendo preciosa, el mar siempre era algo digno de ver.
Me ajuste la chaqueta cuando el viento sopló en mi dirección. No se cuanto tiempo pase contemplando el mar mientras las preguntas aparecían en mi cabeza.
Llegué solo a una conclusión por muy mal que me sintiera por lo que me había hecho Tom yo no iba a ser igual que él, yo no lo iba a tratar mal, no me iba a rebajar a su nivel.
Claro que me sentía mal por todo lo que le había dicho, sentía rabia en el momento en el que se lo dije, solo quería evitar otra pelea. Otra por mi en el que ambos salen heridos. No quería ser responsable de una cosa como esa.
Ya no sentía rabia hacia él, por fin lo había comprendido, me había enfadado tanto por lo que me había dicho, y después de analizarlo, la rabia no tenia nada que ver, me había enfadado, pero luego había pasado a ser una persona totalmente indiferente para mi.
La pregunta era si era tan indiferente ¿por que seguía pensando en él? Tom era mi pasado y Dani mi presente, pero Tom parecía no quedarse atrás nunca.
Ya habían pasado un par de horas desde que había llegado al puerto, y seguía teniendo preguntas y sabia que esas preguntas solo me las podía contestar una persona, pero a la vez no quería saberlas. De todas formas lo hecho estaba hecho y nada iba a cambiar lo que pasó.
Caminé un rato antes de volver a casa, lo que no sabia es lo que me iba a encontrar a la vuelta, a o mejor dicho a quien.
- ¿Tom? ¿Que haces aquí? - dije cansada.
- Te llamé, pero no me contestaste así que vine a tu casa para hablar contigo.
- ¿Que quieres Tom? Creo que todo quedo claro
- No, no quedo todo claro. Se que la fastidié, lo admito Vero. Metí la pata hasta el fondo, pero de verdad quiero que me perdones.
Y aquí vuelve a aparecer mi dilema. ¿Lo decía en serio o era uno de sus macabros planes para conseguir que sufra? Parecía que hablaba en serio, quería creerle, quería pensar que todo lo que me estaba diciendo era verdad, pero su reputación le precedía, el siempre se había tomado a las chicas como un juego para el.
- Tom de verdad que me gustaría creerte, pero no confío en ti. No puedo, no después de lo que me hiciste.
- Lo entiendo, pero de verdad que quisiera que empezáramos de nuevo.
- Dame tiempo Tom.
- Te lo daré, cuando estés preparada llámame.-dijo y se dio la vuelta para irse.
Le vi marcharse. Lo miré hasta que desapareció en la esquina de la calle. ¿Por qué se comportaba así conmigo? Tom me tenia totalmente desconcertada, parecía tener doble personalidad. El Tom que todo el mundo conocía, el deportista, el que tenia a todas las chicas locas por él, para resumir el cretino, el chulo; y luego estaba el Tom que había conocido yo, el dulce, el que se preocupaba por mi, el que pensé que podría llegar a querer. Pero volvió aparecer el tipo cretino. ¿Eso significaba que su verdadera cara era esa? Siempre me han dicho que el tiempo acaba poniendo a cada uno en su lugar, lo que supongo que significa que al final se conocerá quien va de cara y quien no.
No se iba a comportar igual conmigo de como lo hacia con sus amigos,pero ¿por qué esos cambios tan grandes? Me tenia totalmente descolocada.


 ***


- ¿Y q te dijo?- me preguntó Mireya.
- Que lo quería arreglar, pero no se Mireya ¿por que ahora? No lo entiendo, cada vez me tiene mas confundida. Quiero saber cosas a las que solo él me puede responder, pero tengo miedo. Tengo miedo de que la respuesta que me de me haga mas daño, mas del que me ha hecho.
- Yo no te puedo ayudaren eso Vero, es tu elección decidir si quieres saber o no. Si es importante para ti, arriesgate.
Y ahí volvía a estar la gran duda de siempre, ¿queria saber?. Claro que quiero saber por que pasó todo, como acabamos así y por que ahora y no antes, pero me daba miedo afrontarlo porque sabia que una vez que. Me enterase de la verdad no habría marcha atrás, no podría borrarlo.
Dejé a Mireya un rato después, tenia que pensar en como lo iba a hacer, si es que lo llegaba a hacer. Igual lo que necesitaba para superar todo esto y ser completamente feliz era conocer el porque de todo el engaño.


***


No había vuelta atrás, había llamado a Tom y estaría aquí en unos minutos. Había venido diez minutos antes para prepararme, necesitaba calmarme.
Me había imaginado exactamente como iba a ser el momento en el que llegara, lo que íbamos a decir, creo que hasta me imaginé como me iba a sentir. Por supuesto lo que paso en realidad no se comparaba a lo que había pensado.
Le había dicho a Tom que viniera al parque azul. La verdad no se porque lo llamábamos azul si ni siquiera era un parque, pero en fin eso no venia al caso. Estaba sentada en el suelo de una especie de circulo de piedra. Estaba escuchando mi MP3 para poder aislarme de todo, estar tranquila. En cuanto lo vi mi calma se fue por donde había venido.
Ya había llegado y estaba caminando hacia donde yo me encontraba. En cuanto le vi el corazón me dio un vuelco, no os penséis que eso era bueno, fue una sensacion muy rara. Sentí como cada vez me latía mas el corazón tanto que hasta me dolió en algún momento, me puse nerviosa. Quería huir, correr hasta que mis piernas no pudiesen aguantar mi peso. "Esto ha sido una mala idea" era la frase que me rondaba en la cabeza.
- Hola - me dijo. No fui capaz de contestar, sentía que aunque hubiera querido no habría podido hacerlo. Tom se sentó al lado mio, en el suelo. - Tu dirás.
Me quité los cascos del  MP3 y lo guardé en el bolsillo de mi pantalón. Era una forma de conseguir tiempo. ¿Y ahora qué? ¿Qué le iba a decir? ¿Que le iba a preguntar o mejor dicho como?
Estaba nerviosa muy nerviosa, ni siquiera era capaz de mirarle. También era verdad que me tendría que girar para verle, pero sentía que no podía mirarle, solo miraba mis llaves mientras jugaba con ellas. Ni siquiera encontraba nada que decirle, incluso ya llevábamos un largo rato en silencio.
- ¿Por qué? - es lo único que podía decir, las palabras lógicas parecían haber volado de mi cabeza
- ¿Por qué que? - entendía prefectamente que estuviese confuso. No era muy coherente lo que había dicho.
- ¿Por que lo hiciste Tom? - me giré para verle - ¿Por qué me engañaste? ¿Por qué?
- No lo sé - dijo mirando el suelo como si ahí fuese a hallar la respuesta - no lo sé Vero, supongo que me asusté. No sabia porque me sentía así, nunca había sentido nada así. Yo nunca había sido el que se había pillado por nadie, yo nunca sentía, siempre eran las chicas, y no se salí corriendo.
Definitivamente esa no era la respuesta que había estado esperando, mas bien la respuesta que había esperado era una especie de "lo siento, pero yo soy así, no me comprometo en las relaciones" o yo que sé algo por el estilo.
- No lo entiendo Tom, por mas que lo intento, no lo entiendo. ¿Entonces por que me dijiste que me querías? No tiene sentido.
- Por que de verdad que lo sentía, igual en ese momento no era al cien por ciento de verdad, pero sentía que podía llegar a serlo. Me asusté de lo que había dicho y por eso metí la pata. No quería hacerte daño Vero, de verdad que no, y se que lo he hecho y que seguramente no me perdonaras, pero me gustaría que lo hicieses. Eso es decisión tuya.
- Me da rabia y ¿sabes por qué? Por que sentí que podía llegar a enamorarme de ti, de olvidarme del que ahora es mi novio, de ser feliz junto a ti y tu lo hechaste todo por tierra. Lo arruinaste Tom. Yo te quería.
Una lágrima rodó por mi mejilla, estaba sacando todo lo que había tenido por tanto tiempo en mi interior. Tom había levantado su mirada y me miraba con dolor. Lo que hacia que mis lágrimas brotaran mas y mas fuerte.
- No Vero no llores, por favor. Te juro que nunca quise herirte, fui un cobarde y un autentico idiota por no decir otra cosa mas fuerte por hacerte lo que te hice. Tu no te mereces a nadie como yo. - Tom había levantado una mano para quitarme las lágrimas que recorrían por todo mi rostro.
Cerré los ojos ante su contacto. Un escalofrío me recorrió por toda la espalda, su mano tocando mi mejilla se me hacia tan familiar. Algo que conocía, pero que hacia mucho tiempo que no sentía. Era como estar de vuelta en casa después de unas largas vacaciones.
Abrí los ojos para intentar mirarlo, pero no lograba ver nada. Mi visión esta todavía borrosa por las ultimas lágrimas que estaban apunto de deslizarse por mi cara al igual que habían hecho sus hermanas.
Sabia que Tom estaba a tan solo unos centímetros de mi, aunque no le podía ver, sentía su mirada en la mía. Al fin cayeron las ultimas lágrimas  y como había hecho anteriormente Tom las retiró. Ahora ya era capaz de mirarle, sentía el calor de la palma de su mano en mi mejilla. Todavía la tenia a un lado de mi rostro como si pensara que en cualquier momento me iba a volver a romper.
- Te quería Tom - dije sollozando.
- Lo sé, lo sé - dijo abrazándome - Vero no quería que esto pasara
- Podríamos haber sido felices. - dije contra su hombro. No se si lo dije para que me oyese o lo dije para mi, ni siquiera se si me oyó.
Me sentía débil, cansada. En tan solo unos instantes habían pasado muchos sentimientos, dejandome algo mareada.
Me separe de su abrazo, pero me quede ahí mirándole. Solo estábamos a unos centímetros de distancia pero no me importaba, ni siquiera me molestaba.
- Te quería Vero - me dijo mirándome a los ojos.
- Si, lo se - algo me decía que no me mentía. Podría decir que había sido sincero conmigo desde el minuto uno que había empezado a hablar.
- ¿Podras perdonarme alguna vez? - me preguntó
- Creo que ya lo he hecho - dije sonriendo.
En ese momento perdí todo sentido común. Todo pasó de ser claro a tener niebla, todo se volvió oscuro, confuso.
Pasé de estar a unos centímetros de distancia de Tom a que estos fuesen inexistentes. No había nada de espacio entre nosotros.
No se cuando paso, no sé como pasó y no se el por que. Solo sentí que las manos de Tom me empujaron hacia él y toda separación entre nosotros desapareció.
Podía oír las dos partes de mi, mi lado racional y mi lado irracional, gritar por anteponerse a la otra. Mi parte irracional hacia que no quisiese separarse, estaba a gusto. Me sentía segura, siempre me había sentido segura al lado de Tom. El me había hecho sentirme única. Tom me había visto cuando otros habrían pasado de largo, podría haber elegido a cualquiera de su club de fans pero sin embargo me eligió a mi. Quería estar conmigo. Yo era su elegida. Yo.
Puede que esa seguridad es la que hacia que me fuera tan dificil separarme de él o pude que fuese que mi cuerpo todavía respondia ante su contacto. Era extraño volver a sentirle después de tanto tiempo, pero no de una forma mala.
Mi parte racional al final se impuso sobre la irracional. Solo me gritó una cosa, pero lo suficientemente importante como para que toda la fantasia se viniese abajo. Dani.
No, no y no. No podía estar haciendole esto a Dani. ¿Como había sido capaz de hacer una cosa así? Yo de entre todas las personas debería de saber lo que dolía que te hicieran una cosa como esta. La misma cosa que estaba haciendo yo en este momento. ¿Que estaba mal conmigo? ¿Por que hacia esto? No podía seguir con esto.
Me separé de Tom como si me hubieran dado un puñetazo. En cierto modo me sentía como si hubiese pasado realmente, incluso me quería dar uno a mi misma.
Tom se quedó sorprendido por mi repentina "separación", pero no dijo nada. Fui yo la que hablé sin darle tiempo para que lo hiciese él.
- Esto no puede ser - no se si lo dije para convencerme a mi o para convencerle a él. Estaba tan confusa que incluso sentía mi cabeza girar. - estoy con Dani. Le quiero.
Sabia que Tom no esperaba esas palabras, pero esa era la realidad y no iba a arriesgar lo que tenia con Dani por Tom. Me mataba ver sufrir a Tom, pero no le iba a engañar a él tampoco. Merecía saber la verdad.
- Vero, yo también te quiero. No me importa que estés con él, yo te esperaré.
Me fue a coger del brazo, pero yo me retiré. No iba a volver a pasar. No me iba a besar otra vez con Tom. Había sido un error, un error que no iba volver a cometer.
Me levanté poniendo distancia entre nosotros. Iba caminando poco a poco hacia atrás, sin dejar de mirar a Tom. Sabia que se iba a levantar para evitar que me marchase.
- No, no puede ser Tom. Yo no te quiero.
- ¿Entonces por que no me separastes antes?
- No lo se Tom, pero no va a volver a pasar. Lo nuestro ya fue, se acabó hace tiempo. Tenemos que mirar al presente y no al pasado. Se feliz Tom.
Fue lo ultimo que dije antes de ponerme a correr hacia mi casa. Creí oír a Tom decir que me esperaría, pero no estaba segura, igual tan solo era mi mente recordado lo ocurrido.
Mientras corría veía otra veces las imagenes, las veía como si estuvieran en diapositivas una por una. Sentía tanta rabia que notaba como me estaba clavando las uñas en mis palmas, pero no sentía dolor. No sentía nada. Debería sentir el mismo dolor que le iba a dar a Dani, debería ser yo la que sufriera y no él.
Llegué a mi casa casi sin poder respirar, mi pecho subía y bajaba violentamente por la falta de aire. No saludé, no hice nada salvo subir a mi cuarto y llorar. Llorar por lo que había hecho y por lo que iba a hacer. Sabía lo que se sentia cuando tu corazón se partia en dos, y eso mismo le iba a hacer yo al chico del que estaba enamorada.

Querido diario:
Tengo el titulo a la peor persona del mundo, es oficial. Nadie me podrá quitar el puesto nunca mas porque me lo he ganado y encima con honores.
Besé a Tom, da igual quien lo empezara si yo también lo seguí ¿no? No se porque lo hice. Estoy tan confusa. Estar con Tom me recordó a como eran las cosas antes, lo sencillo que parecía todo cuando estaba con él. Incluso le dije que le quería. Me di cuenta de que si me dolió tanto el que me engañase era porque en cierta manera le quería, solo que no me había dado cuenta. Ha veces que nos damos cuenta muy tarde de las cosas. Tom es historia, creo que por fin se puede cerrar el capitulo de nuestra historia juntos. Le perdoné por lo que me hizo, solo que ahora a la que no puedo perdonar es a mi.
No le voy a hechar la culpa a Tom de lo que ha pasado esta tarde por que no tendría sentido, además el tenia razón si hubiese querido me podría haber quitado antes, y eso me asusta. ¿Por que no me e quitado antes? ¿Por que incluso quería besarlo? ¿Por que todo mi cuerpo reaccionó cuando me tocó?
No quiero pensar en nada que tenga que ver con que siento nada por Tom, supongo que siempre lo tendré presente pero como un recuerdo cariñoso. No puede haber nada mas ¿no?
No me entiendo, mi vida ya es lo suficientemente desastre como para que yo solita me la lié mas.
Se lo tengo que decir a Dani, no puedo hacer como si no hubiese hecho nada. No puedo. Se que después de que se lo diga no podre mirarle de nuevo a la cara, y lo peor de todo es que el tampoco podrá mirarme.
¿Como he sido capaz de hacerle esto a Dani? ¿Que he hecho? ¿Cuando perdí el poco sentido común que me quedaba?
Me he enterrado a mi misma, incluso me he impuesto mi propia muerte. He matado mi futuro con Dani. Jamas me volverá a hablar,y no podre culparle por ello.