Páginas vistas en total

domingo, 8 de enero de 2012

Capitulo 7 - ¿Un cambio de suerte?

Por primera vez desde que había empezado el curso, y se que solo había pasado una semana, no tenia miedo de ir al instituto, es mas, tenia ganas de ir y estar con mis amigos. Aunque solo fuese en la hora del recreo.
Siempre estaba ahí la posibilidad de que Dani se enterase de lo que habíamos tenido Xabi y yo, pero hablarme con Xabi otra vez me había hecho darme cuenta de que lo que tuvimos no era algo malo o algo de lo que avergonzarse. Además no tenia que olvidar que yo no estaba con Dani y que ahora Xabi y yo eramos solo amigos.
Contárselo a Dani quedó aplazado para un futuro en mi mente. Se lo iba ha decir en el viaje porque pensé que todavía teníamos una oportunidad y porque si íbamos a estar juntos otra vez merecía que fuese sincera con él desde el principio. Pensé que si le dijera todo sobre mi, si supiera lo que había pasado con Xabi, seria todo mas fácil, pero parecía que las cosas entre nosotros nunca iban a ser fáciles.
No se que me pasaba, pero hoy me sentía positiva, sentía que todo podía realizarse. Con esa actitud me levanté de un salto de la cama y abrí mi armario para elegir lo que me iba a poner ese día.
Como todavía quedaban unos días para que acabase el verano oficialmente seguí haciendo calor, mucho calor, por lo que cogí una camiseta de tirantes azul con rayas multicolores y unos shorts blancos, y con este calor qué mejor que una sandalias de tiras negras. Me alisé el pelo, me maquillé un poco y ya estaba lista para el instituto.
Fui a desayunar, aunque prácticamente cogí lo primero que tuve a la vista porque faltaba poco para que Mireya viniese a por mi.
El timbre sonó y yo abrí la puerta para dejar pasar a Mireya mientras yo iba a por mi mochila.
- ¡Mamá nos vamos! - Grité mientras abría la puerta para ir al instituto
- Adiós chicas - se despidió mi madre desde la cocina
Caminamos un rato en silencio, lo que aunque fuese temprano no era normal en nosotras, por lo que decidí romperlo.
- Mireya ¿pasa algo?
- Nada importante - dijo encogiéndose de hombros
- Pero algo al fin y al cabo ¿que sucede?
- Nada, es solo que el otro día Adrián me llamó
- Bueno ¿y que te dijo?
- Que sentía como habían acabado las cosas blah blah blah...
- Y no le crees ¿verdad? - adiviné al ver la cara que puso cuando empezó a hablar de Adrián.
- Pues no se Vero. Fue él el que decidió cortar la relación sin ninguna explicación, y ¿ahora me viene con estas?. Sinceramente no se que espera que haga. - dijo suspirando
- Yo no se que es lo que quiere, pero si que te tengo que decir una cosa... El día de la fiesta de blanco nada mas decirte a ti que me iba a dar una vuelta para despejarme me encontré con Tom y Adrián - miré a Mireya para ver si descifraba algo de lo que estaba pensando - Y bueno... Adrián me preguntó por ti y me dio la sensación de que te quería decir algo.
- Pues no lo hizo, por lo menos hasta ahora. Es que es eso ¿por que ahora? A pasado un mes ¡un mes! desde que dejamos de hablar.
- A mi me dijo que había estado en el pueblo, igual necesitaba pensar en todo lo que había pasado. Recuerda que tu me llevaste al tuyo para eso.
- Si bueno... ¿como te digo yo esto? Ese ejemplo no me ayuda mucho o ¿te tengo qué recordar lo qué paso con Xabi?
- No, no me lo tienes que recordar, todavía le tengo que ver todos los días, pero sabes que no me refería a eso. Seguramente si le preguntas a Adrián porque cortó así sin mas te dará una explicación.
- No estoy segura de querer saberlo
- ¿No te gustaría quitarte de una vez por todas esa duda de la cabeza?
- Claro que me gustaría, pero no si la causa de ese cambio soy yo.
- Mireya tu no has hecho nada malo
- ¿Entonces por qué a pasado? Para una vez que me abro, que dejo ver como realmente soy y mira lo que ha pasado - dijo pasándose una mano por el pelo.
- Todo se arreglara - dije muy segura de mis palabras. Por otro chico no hubiese apostado nada, pero conocía a Adrián y sabia que él nunca jugaría con los sentimientos de Mireya.
Dejamos esa conversación a un lado porque ya habíamos llegado al instituto y no era plan de que la gente se enterase.
Llegamos a nuestra clase y dejamos la mochila en nuestro sitio y salimos al pasillo donde estaban algunos de nuestros amigos hablando.
- Estoy muerta - dijo Lucia
- ¿Todavia te dura la resaca? - se burló Jorge
- A la que le debería durar seria a Mireya - dije riéndome
- ¿Es así como tratas tu a tus mejores amigos? - dijo Mireya cruzándose de brazos.
- Si sabes que te lo digo con cariño - dije abrazándola - pero tienes que admitir que en el estado en el que estabas el sábado era una posibilidad muy posible.
- ¿Una posibilidad muy posible? - preguntó Xabi quien se acababa de acoplar a nuestra conversación.
- Si ¿Que pasa, tienes algún problema con la forma en la que me expreso?
- ¿Yo? Ninguna - dijo sonriéndome.
- Ah bueno...
No pude darle una de mis ingeniosas contestaciones porque la profesora de lenguaje llegó "invitándonos" a entrar en clase y a sentarnos en nuestros sitios.
Solo digo una cosa sobre la clase, lenguaje y primera hora de la mañana no pegan para nada, aunque tampoco pegaban el resto de las clases.
Cuando estaba en biología noté como mi móvil empezó a vibrar. Lo saqué del bolsillo de mi pantalón sin que la profesora se diese cuenta y miré quien había sido el que me había llamado. Bueno, en realidad no había sido una llamada sino un mensaje, un mensaje de Tom.
"¿Como esta la pequeña Vero? Jajaja se que nos vimos hace poco, pero como no tuvimos una conversación en condiciones ¿que te parece si quedamos y nos informamos de como van nuestras vidas? Ya me contaras, un beso :)"
"Puede que sea mas pequeña, pero hay veces que parece que el niño eres tu, así que mejor no hablemos... ;) Me parece bien eso de hablar así que dime oh señor ocupado cuando te viene bien y donde. Un besito :D"
"Es verdad, soy un chico muy ocupado. Deberías sentirte afortunada por poder quedar conmigo ;) ¿te viene bien mañana a las 5 donde la ultima vez?"
"¡Oh si! Me siento mas que afortunada, es mas afortunada ni se acerca a como me siento en este momento ¬¬ Vale me parece bien, entonces nos vemos allí"
Imaginaos como fue el resto del día si os digo que esos mensajes que me envié con Tom fue lo mas interesante de todo el día. Deprime mas si piensas que así van a ser el resto de días hasta que lleguen las vacaciones de navidad.
Para mi suerte los mensajes habían hecho que el tiempo se pasara mas rápido y ahora solo me quedaba un clase de tortura mas antes de ir al recreo.
- ¿Puede una persona morirse de aburrimiento? - preguntó Alex una vez que salimos al recreo.
- Si, si te toca con Carmen - le contesté yo pensando en mi clase de bio - puedes morir tranquilamente.
- En serio, si alguien habla sobre piedras lo mato - dijo Ana
- Pero si es muy interesante todo eso de la cristalización, la erosión, los tipos de minerales, de rocas... - todos miramos mal a Jorge quien se encogió como si en realidad le estuviésemos atacando - Vale, era solo una broma.
- Bueno Vero ¿y que hacías tu mandando mensajitos en clase de biología en vez de estar atendiendo? - me preguntó Lucia curiosa.
- No me he pasado toda la clase mandando mensajitos como tu dices, solo han sido dos, aparte tu tampoco has estado atenta sino no habrías sabido lo de los mensajes. Vamos, tu sabes que es practicamente imposible estar atenta a las explicaciones de Carmen. -dije quitándole importancia, no es que me importara que lo supieran pero me ponía nerviosa saber que dos pares de ojos me miraban atentos analizando mis palabras y esos dos pares de ojos no eran de mis mejores amigos precisamente.
- Hay tienes un punto, pero seria lo suficientemente importante como para contestarlo en mitad de clase - siguió en su búsqueda de la verdad ¿y ahora como salia de esta?
- Era Tom ¿ya estas contenta? Solo quería quedar para hablar conmigo - dije encogiéndome de hombros, de todas formas él y yo eramos solo amigos.
Los demás siguieron con otro tema una vez que les dije lo que quería saber. Si, me he tenido que buscar el grupo mas cotilla que existe sobre la faz de la tierra, qué le vamos ha hacer, esos son mis amigos. De los dos pares de ojos que hacia un rato me habían estado mirando ahora solo había uno que lo hacia. Dani. Supongo que Xabi había seguido con  la conversación porque el no sabia quien era Tom, bueno si le había hablado de él, pero nunca le había dicho su nombre.
Dani me hizo una señal con la cabeza para que lo siguiese. Sabia que en el momento que nos alejásemos de nuestros amigos el interrogatorio empezaría y no estaba preparada para uno.
- ¿Que pasa? - le pregunté a Dani una vez que llegamos a la esquina del instituto. Desde allí nuestros amigos no nos podrían ver, aunque estaba segura de que ni se habían dado cuenta de que nos habíamos marchado.
Después de unos segundos en los que Dani solo me miraba como si así fuese a encontrar las respuestas que quería habló.
- ¿Con Tom?
Sabia a lo que se refería perfectamente y visto que hacerme la tonta solo iba a conseguir atraer mas problemas le contesté como si no pasara nada.
- ¿Que hay de malo?
- Es tu ex
- Y tu también lo eres - le solté.
En cuanto las palabras salieron de mi boca me arrepentí por haberlas dejado salir. Sabia que lo peor que podía hacer era ponerle a él y a Tom en una frase y mas si los comparaba. Compararlo con Tom o decir que se parecían aunque fuese en una cosa remota era un duro golpe en su ego.
Sabia que lo que había dicho era verdad, porque claro que lo era, pero la cara de Dani era un poema.
Cosas como estas eran las que me daban rabia. Cuando lo veía en esa actitud antiTom me hervían los nervios. Entendía que nunca se iban a llevar bien porque habían chocado desde el principio, incluso lo habían hecho literalmente, pero no podía comprender por qué Dani se ponía así cuando ya le había dicho mil veces que solo eramos amigos. ¿Tan difícil de entender era?
Tom me había pedido salir otra vez y yo lo había rechazado, supongo que si hubiera querido estar con él le habría dicho que si. ¿Entonces por que a Dani no se le metía en la cabeza?
- Lo siento Dani, pero es la verdad. Tom es mi amigo, solo mi amigo - recalqué las ultimas palabras para ver si se enteraba de una vez.
- Se que es tu amigo y que me lo has repetido mil veces y alguna mas también, pero no me gusta. No puedo quitar de la cabeza lo mal que lo pasaste por él, todo lo que sufriste, y no ayuda el hecho de que sepa que todavía siente algo por ti, y si se que él sabe que solo sois amigos - dijo antes de que yo lo interrumpiera - pero eso no quita para que sienta por ti y que intente recuperarte.
- Óyeme bien Dani - dije sin apartar mis ojos de los suyos - óyeme bien porque solo lo voy a repetir una vez mas, me da igual que el intente algo porque yo no le correspondo, para mi Tom es solo mi ex y ahora mi amigo. Solo eso y nada mas ¿esta bien?
- Esta bien - dijo serio
- ¿Estas mas tranquilo?
- Por una parte si
Esto ya era surrealista. Él mismo había dicho que se lo había repetido mil veces y aun así tenia el valor que solo se quedaba tranquilo por una parte.
- Eres increíble, por mas que lo intento nunca te convences de lo que te digo es verdad - dije ya aburrida de repetirme tanto - ¿Es que no entiendes que Tom no me gusta, que el que me gusta eres tu?
No podía creer que hubiese dicho eso. A ver no era la primera vez que decía esas palabra y menos a Dani, pero si era la primera vez desde que habíamos mejorado nuestra relación.
- A si que te gusto ¿no? - dijo sonriendo mientras se acercaba
- Algunas veces mas que otras - dije todavía un poco molesta.
- ¿Estas enfadada? - dijo rozando con su mano mi mejilla
- Un poco - dije aguantándome las ganas de negarlo todo
A quién pretendía engañar, me era imposible enfadarme con Dani cuando lo tenia tan cerca de mi. Mi cordura se perdía por momentos y la palabra lógica desaparecía de mi mente.
¿Por que sus ojos me perdían de esa manera? Asi no podía parecer una persona seria, seguramente tenia la misma cara de embobada que una niña pequeña en día de reyes cuando abre sus regalos.
¿Es que acaso me quería volver loca? Porque era lo único que iba a conseguir si se seguía acercando a mi.
- ¿Me perdonas? - dijo cogiéndome una mano y jugando con ella.
En otra ocasión me hubiera reído al ver a Dani comportarse como un niño pequeño, pero ahora solo respirar normal ya me costaba lo que hacia imposible reírme.
Yo miraba nuestras manos entrelazadas buscando algo coherente para decir, pero nada, cero, todo en mi cabeza estaba en blanco.
El encanto se rompió cuando la campano sonó para avisarnos de que la hora de recreo se había acabado y que otras tres clases nos esperaban antes de marcharnos a casa.
Había botado literalmente cuando oí el timbre alejándome de Dani y separando nuestras manos.
- Salvada por la campana - dije todavía nerviosa por la cercanía de Dani.
Nos pusimos en marcha para no llegar tarde a clase
Después del recreo las clases no pasaron mas rápido de lo que lo habían hecho antes.
Uno de los pensamientos que me rondaban por mí cabeza era qué hubiese pasado si la campana no habría sonado. La cercanía que habíamos tenido igual hubiese desembocado en un beso. No sabia si eso era bueno o malo. Lo deseaba claro que lo deseaba pero según estaban las cosas no creía que fuese el mejor momento


 *** 


 -¿Donde te has metido en el recreo?
Xabi y yo estábamos volviendo para casa, porque además de estar en mi instituto, en mi clase y ahora en mi grupo, también era mi vecino. Él vivía unas casas mas arriba subiendo la cuesta que había enfrente a la mía.
Si os preguntabais donde estaba Mireya ni yo lo sabía. Me había enviado un mensaje donde me decía que le había surgido algo y que no la esperase. Lo que no había planeado es que Xabi hubiese conmigo.
- He estado con vosotros
- No todo el tiempo
Al parecer si que habían notado mi ausencia o por lo menos Xabi lo había hecho.
- Estaba hablando con Dani
- ¿Con Dani? - ups al parecer no se había dado cuenta de la desaparición de Dani - ¿Tan importante era la conversación?
- Si, bueno... digamos que Dani y Tom no se llevan muy bien y como lo vi un poco raro le pregunté si todo iba bien.
- No se quien es - sabia que en esa frase había una.pregunta oculta.
- Es un amigo de Ana y mio - dije omitiendo la parte de que era mi ex.
- Y vas a quedar con él - afirmó
- Si
- Aamm... que bien - aunque él dijese eso su voz no decía lo mismo.
El resto del camino lo hicimos en silencio. No sabia lo que estaba pensando Xabi, pero yo estaba intentando buscar la razón a por qué le importaba a la gente tanto que yo quedara con Tom.
- Bueno... yo me quedo aquí - dijo Xabi cortando el hilo de mis pensamientos
- Eh si... Claro, nos vemos mañana - me despedí y recorrí el poco espacio que me separaba de mi casa.

Querido diario:
Primer día del ultimo curso = horror
El mensaje de Tom al parecer solo me ha alegrado a mi porque al parecer el resto del mundo esta en contra o pasan de ello. 
No hubiese pasado nada si Lucia no fuese tan extremadamente cotilla, pero no puedo hacer nada para cambiarla. Dani se ha molestado y yo pues he intentado que se calmara porque Tom solo es mi amigo, al final creo que le he convencido o por lo menos eso espero.
Lo que no me esperaba es que Xabi se hubiese dado cuenta de que me había ido en el recreo, y si, he metido la pata al pronunciar el nombre de Dani, porque de ese no se había dado cuenta. Me he puesto un poco nerviosa cuando me he dado cuenta de que el no se había enterado de eso, pero no creo que sospeche ¿no?
No se que pensar sobre lo que ha pasado entre Dani y yo en el recreo. Si no hubiese tocado el timbre... ¿hubiera habido beso?
Ya no se si creer en el destino, en la mala suerte o en que... Antes el destino o la suerte nos quería juntar a Dani y a mi, daba igual lo que hiciera, al final siempre acabábamos encontrándonos. Ahora... esos encuentros eran cada vez menos y cada vez mas difíciles ¿el destino estaba en nuestra contra?
Hay que ser claros, las cosas entre Dani y yo están cada vez mas dificiles. Primero le ponen a Xabi al lado, muchas veces no tenemos tiempo para estar juntos, no le hace ni pizca de gracia que sea amiga de Tom y lo de Cris me sigue atormentando. ¿En que momento mi suerte cambio?