Páginas vistas en total

jueves, 3 de noviembre de 2011

Capitulo 19 - BOOM

Me desperté y según abría los ojos las imagenes del beso con Xabi volvieron a mi cabeza. No podía para de sonreír, me sentía como una niña pequeña cuando sus padres le regalan un cachorrito. Esa misma ilusión y las ganas de correr y gritar las sentía yo. Quería correr hasta que mis piernas no pudiesen mas.
Yo no solía correr, es mas, ni siquiera me gustaba.  Siempre había odiado las puebras de gimnasia que nos imponía a realizar el profesor, como por ejemplo correremos veinte minutos sin parar dando vueltas y mas vueltas.
Ahora sentía esas ganas que nunca había tenido, correr ya no se me presentaba como una tortura, sino que era mas bien una forma de libertad. Cada vez que corría era como si mis pensamientos no pudieran ir tan rápido como mis pies, por lo que toda las cosas que me podrían haber pasado por la cabeza se quedan atrás colgados en el aire. Sabia que mientras siguiera corriendo los pensamientos no vendrían a mi, solo seriamos el sonido de mis pies al chocar contra el suelo, el viento soplando en mi cara y todo lo que pasaba ante mis ojos.
Me levante sin hacer ruido para que Mireya no se despertara, seguramente estaría cansada de bailar toda la noche.
Me fui al baño y encendida la luz después de cerrar la puerta a mi espalda. Tardé unos segundos en acostumbrarme a la luz, pero cuando lo hice ahí estaba la sonrisa que había sentido según me había despertado. La misma sonrisa que me estaba devolviendo mi reflejo desde el espejo.
Lo mas tonto de esto es que cuanto mas tiempo me veía a mi misma sonreír mas ganas de sonreír me daban. Por una vez no me apetecía pensar en lo que iba a pasar a partir de ahora.
Aunque para ser sincera no sabia en que punto estábamos Xabi y yo ahora. Eramos amigos o algo mas que amigos? Igual todo quedaría como siempre entre nosotros, lo que dejaría nuestro beso como algo casual, una cosa que pasó entre amigos.
Salí del baño y camine por la habitación sin hacer ruido, pero al parecer era innecesario porque Mireya ya se había despertado.
- Ei ¿Como estas? - la pregunté.
- Como si me hubiera pasado una manada de elefantes por encima - me dijo mientras se estiraba.
- Bueno, ¿y que tal ayer?
- Bien. genial.. pero estoy muerta. ¿Ya te sientes mejor?
- Si, la verdad es que si. - me sonrió y yo la devolví la sonrisa.
Vale en parte la estaba mintiendo. Para empezar nunca había estado mala, pero por otra parte me encontraba bien, además ¿que le iba a decir? "Oh si Mireya, respecto a eso... nunca estuve mala solo te lo dije para no tener que encontrarme con Xabi por que la lié con él y me sentía fatal por eso, pero tranquila que ya estamos bien porque mientras tu estabas bailando abajo con nuestros amigos yo me estaba besando con Xabi ¿y sabes que mas? Me gustó, y bueno ahora no se que va a pasar con nosotros dos",
No definitivamente esa no podía ser una respuesta normal.
- ¿Vamos a desayunar? - Mireya me sacó de mis pensamientos.
- Si
Antes de contarle nada a Mireya aclararía lo que pasaba entre Xabi y yo, ¿como iba a contarle nada si no sabia ni yo lo que tenia?


***

Como los días anteriores habíamos pasado todo el día juntos, haciendo cualquier tontería en cualquier lado y en cualquier momento.
Ahora Mireya y yo estábamos preparándonos para bajar a la verbena. Por lo que había visto y lo que había escuchado seria una noche interesante.
Cuando bajamos para encontrarnos con el resto del grupo la plaza estaba conpletamente llena, desde niños pequeños hasta los mas ancianitos del pueblo. La orquesta todavía no había empezado a tocar, pero no tardó mucho en hacerlo.
Me parecía entrañable la vista que tenia delante de mi, niños pequeños que bailaban subidos a los pies de sus padres, parejas de la edad de mis padres, matrimonios de personas de mis abuelos, señoras que bailaban juntas, incluso adolescentes que bailaban con su grupo de amigos al igual que nosotros.
Hombre bailar bailar no se le podía llamar, pero me lo estaba pasando genial. No es que las canciones fueran actuales, mas bien  todas tendrían sus diez añitos, salvo las que habían estado sonando este verano, pero aunque las canciones fueran antiguas son esas que siempre que las escuchas te pones a bailar sin parar de reír.
No se si podría explicar como me sentía, pero lo que si se decir es que es digno de vivirlo al menos una vez en la vida. Es esa sensacion de que te lo estas pasando genial, que parece que estas en un sueño pero que sabes que no lo estas y te sientes como si estuvieses flotando de un lado para otro. Simplemente fantástico.
No podía parar de reírme, de saltar y de hacer el tonto, están incluidas en mi ADN ¿que podía hacer?. En uno de los cambios de canción empezó a sonar una canción lenta.
Yo no me podía parar de reír al ver la cara de mis amigos que habían dejado de bailar y estaban poniendo mala cara ante el cambio de registro. Seguí la marea de gente y cogí a Gemma para que bailase conmigo o mejor dicho para que hiciese el tonto conmigo. Una canción lenta no era rival para mi, no me iba a parar en toda la noche.
Los demás nos imitaron y se pusieron a "bailar" como nosotras dos. Gemma y yo no parábamos de girar y dar vueltas para todos los lados, primero ella y luego yo. Yo era el hombre en esa pareja, lo que me hacia aun mas gracia.
No se cuando, pero en un momento de la canción las parejas cambiaron. Yo me había soltado para girar sobre mi misma cuando sentí que alguien me agarraba de la cintura y me hacia parar.
Tuve que levantar la cabeza para encontrarme con esos ojos grises que tanto brillaban. Como si fuera una cosa natural como respirar sonreí cuando nuestras miradas se cruzaron.
- Hola - dije colocando mis brazos alrededor de su cuello.
- Hola - dijo atrayéndome mas hacia él.
No hablamos durante la canción, solo nos dedicamos a mirarnos a los ojos haciendo que desapareciese el resto del mundo. Él era todo lo que podía ver en ese momento, Xabi era suficiente para mi.
Sentía que todos nos estaban mirando, pero me daba igual, aun sabiendo la avalancha de preguntas que vendrían luego.
Aunque la canción se había terminado tardé unos instantes en quitar mis brazos de alrededor del cuello de Xabi y separarme de él para volver con lo demás.
Era como si al estar sin él el frío me embargara y solo el me pudiera devolver el calor que tanto quería, pero aun así volví con los demás. Todos seguían igual bailando riendo... menos yo, que ahora estaba mas pendiente de Xabi, lo miraba mientras reía y una sonrisa aparecía en mi rostro, y cuando nuestras miradas se cruzaban era como BOOM. Veía esos ojos que estaban a tan solo unos metros de distancia que brillaban como mil cristales y sentía el impulso de recorrer el espacio que nos separaba y hacer mil y unas locuras delante de nuestros amigos. Me daba igual que nos viesen que comentaran y que me fastidiaran hasta que me fuera del pueblo. Con Xabi me sentía yo misma, me sentía segura y era capaz de ser feliz sin tener que esforzarme. Era capaz de borrarme la peor pesadilla de mi cabeza solo con un beso.
No se que me dio, si es porque realmente pensaba que me encontraba en un sueño, pero esa distancia que solo unos segundos atrás nos separaban ahora era mínima, con un paso mas hacia delante seria inexistente.
- Hola - me dijo Xabi
- Hola
Estaba cansada de ese juego de "holas" así que yo me decidí, no podíamos seguir toda la noche solo diciendo hola ¿no?.
Así que por primera vez en mucho tiempo llevé yo la iniciativa, lo besé como había querido desde el primer instante en que nuestros ojos se habían encontrado. Lo besé porque quería, porque el me podía hacer olvidar y lo mas importante porque me hacia feliz estar con el, todo parecía simple.
No tardó en contestar a mi beso y yo me perdí completamente en él. Para mi no había mas que nuestros labios moviéndose en la misma frecuencia como si estuvieran destinados a estar juntos.
Cuando nos separamos, por la necesidad de respirar mas que por otra cosa, sonreí al notar que su mirada estaba fijada en mí. Aunque no tarde mucho en darme cuenta de que no era la única, podía notar otras cuatro miradas atravesándome casi literalmente.
- Woah, eso ha sido... intenso - oí que decía Mireya.
Escondí mi cara, que cada vez se estaba poniendo mas roja, en el pecho de Xabi. El me rodeó la cintura con sus brazos acercándome mas a él. Me daba vergüenza que todos me hubieran visto lanzándome a Xabi, pero no me arrepentía de haberlo hecho.
- Me he debido de perder algún capitulo - dijo Pau
- Tu y todos - le siguió Gemma
- ¿Cuando se supone que empezó la historia entre vosotros? - preguntó Lucia.
- Ya vale chicos, no veis que si Vero se sigue poniendo así de roja va a explotar - dijo riéndose Xabi.
Le golpeé en el hombro para que dejase de reírse de mi, no me resultaba nada gracioso ser el centro de atención de mis amigos, además el comentario de Xabi solo había ayudado para ponerme aun mas roja.
- ¿Por favor podemos hablar de cualquier otra cosa? O mejor, podemos seguir bailando.
Aunque se resistieron un poco al final me hicieron caso, todos volvimos a hacer lo que estábamos haciendo antes de mi "interrupción", solo que esta vez no me reprimí para estar con Xabi. Seguía estando con los demás pero parecía que no me podía centrar en otra cosa que no fuera en el.

 ***

-Me tienes que explicar que es lo que ha pasado en la plaza pero ya. - me dijo Mireya cuando llegamos a casa.
- Pues va para largo.
- Tranquila tengo tiempo.
Mireya se sentó en su cama y yo me senté en la mía poniéndome cómoda. Mireya solo sabia que Xabi había sido el chico que había venido donde mi cuando habia discutido con Dani, así que le refresqué la memoria y le conté el resto de la historia.
- Y lo demás ya lo sabes, lo has visto con tus propios ojos - le dije finalizando la historia.
- No se como has sido capaz de hacerlo, no me entiendas mal, me parece bien si eso es lo que quieres hacer, pero tu tomando la iniciativa no es algo normal en ti.
- Lo se - dije apenas en un susurro. - Solamente sentí algo dentro de mi que me empujaba a hacerlo.
- Se que no es un buen tema ahora, pero ¿que vas a hacer con Dani?
- No lo se - dije moviendome inquieta en la cama - sigo pensando en él, sigo sintiendo por él aun sabiendo que el lo único que quiere es olvidarse de mi.
- Entonces Xabi...
- Entonces Xabi simplemente no se como definirlo, esta claro que es mi amigo solamente, es algo mas. Me encanta estar con él, me hace feliz y me hace olvidar todo lo malo que me pasa en ese momento. Soy yo misma cuando estoy con él. Todo es sencillo y se que es egoísta pero por una vez quiero que las cosas sean así. No quiero estar confundida, no quiero pasarme las noches llorando, pero al mismo tiempo se que no es justo para Xabi estar con él cuando Dani sigue en mi mente, pero cuando veo a Xabi no puedo evitar sonreír...
- Te gusta - sentenció Mireya
- No me puede gustar no es justo para él.
- Que lo niegues no va a cambiar que sea verdad.
- Solo quiero ser feliz Mireya, que nadie sufra por mi y no lo consigo. Siempre acabo haciendo daño a alguien y estoy cansada de eso ¿Por que yo no puedo ser feliz? ¿Por que? - había terminado por ponerme a llorar, estaba enfada porque no podía conseguir algo que para los demás parecía sencillo, estaba cansada de sentirme así.
- No lo se Vero, pero se que seras feliz, y yo estaré ahí para decírtelo - dijo abrazándome.

Querido diario:
Según pasan los días debería ser mas fácil superar lo de Dani, pero no se porque eso no pasa. Sigo pensando él, siguen viniendo a mi momentos que vivimos, hay veces que cuando estoy con Mireya y los demás hablando recuerdo que Dani y yo hicimos cosas así.
Xabi también me recuerda a Dani, no puedo borrar que él momento en el que conocimos fue justo después de haber roto con Dani, y me da miedo pensar que con él siento cosas que sentía cuando estaba con Dani. Se que no es bueno compararlos, no es bueno que me acuerde de Dani cuando estoy con él y eso me hace sentirme mala persona y yo no quiero seguir así.
Quiero ser feliz y cuando estoy con Xabi lo soy, pero cuando dejo de estar con él estas dudas me vienen a la cabeza, siento que lo utilizo porque todavía no he superado lo de Dani.
Ni siquiera actuo como normalmente soy, soy tímida y aunque desee hacer algo con todas mis fuerzas normalmente no doy ningún paso para conseguir aquello que quiero, pero hoy con Xabi lo he hecho y me ha gustado atreverme. Todo lo que siento por él me abruma, en tan poco tiempo se ha convertido en una parte esencial para mi.
¿Pero que es? No hemos definido nuestra relación, hemos tenido encuentros en los que al final hemos acabado besandonos, pero oficialmente somos amigos, pero se que los amigos no van por ahí besándose.
¿Entonces que somos?
Me siento mal por él porque yo se que a él le gusto, y él me gusta a mi, pero siento que tal vez estoy confundiendo mis sentimientos, cuando estoy lejos de él lo puedo pensar todo con mas claridad, lo que pasa es que cuando estoy con Xabi me dejo llevar por lo que siento en ese momento y no quiero que piense que estoy jugando con él.
No quiero volver a ver que me mira con sus ojos brillando la decepción y la desilusión. ¿Pero que hago para que eso no sea así? ¿Sigo así o volvemos a ser solo amigos?