Páginas vistas en total

domingo, 16 de octubre de 2011

Capitulo 16 - Sabeis que podeis parar ¿no?

-¿Que hacías ayer con Xabi? - me preguntó Mireya.
La noche anterior no habíamos podido hablar porque cuando llegué a la cama no hubo quien me pudiese despertarme. De todas formas me parecía que Mireya, para lo que era ella, había tardado mucho en preguntarme sobre el tema, mas bien no me hubiese sorprendido si ella me hubiese despertado solo para que le contase lo de la noche anterior por que ella ya se había despertado y estaba impaciente.
Estábamos las dos en el baño arreglandonos porque habíamos quedado con los chicos en el parque y allí surgió la pregunta esperada.
- Me lo encontré en la torre y estuvimos hablando - dije sin darle mas importancia, sabiendo que a Mireya no le iba a bastar solo con eso.
- ¿De que?
¿Para que hacerla sufrir mas? La verdad, me apetecía hacerla sufrir un rato y verla desesperarse por una respuesta que de verdad diera un poco de información, pero tenia que ser una buena invitada y una buena amiga por lo que se le conté de una vez.
- ¿Te acuerdas del chico que vino donde mi cuando paso lo de Dani?
- Si ¿y eso que tiene que ver con lo que te estoy preguntando?
- Si me dejaras terminar en vez de interrumpirme con mas preguntas igual lo sabrías ya.
- Vamos cuéntamelo ya - me dijo poniendo cara de cachorrito, yo me reí y la empujé para que cambiase esa cara.
- Bien, pues ese chico era Xabi.
- ¿Xabi? ¿Xabi este Xabi? - casi lo gritó, pero que le podía decir yo, casi no yo misma me lo creía, de no ser porque Xabi sabia las palabras exactas de ese día también me hubiese costado creerlo.
- Si, el único Xabi que tu y yo conocemos, por lo menos en común.
- Es.. estraño, ayer no sabias quien era el chico misterioso y vienes aquí y es parte de mi grupo, raro sin duda raro.
- Lo sé, ni siquiera contaba con que fuera a ver a ese chico otra vez, si es que lo vi alguna vez, y menos pensaba que fuese a ser Xabi.
- Nadie contaba con eso querida amiga - dijo pasandome el brazo alrededor de mis hombros.
- Solo espero que no sea raro
No tardamos mucho mas en arreglarnos y fuimos al encuentro de mis nuevos amigos. Me daba un poco de vergüenza estar con Xabi ahora, el me había visto llorar aunque no sabia por que era, pero aun así no me gustaba la idea de que me hubiese visto.
Hacia demasiado calor en ese pueblo, y lo peor casi no había sombra donde resguardarse para que de la cabeza no te saliese humo.
- ¿Que hacéis cuando os aburrís en este pueblo? - le pregunte a Mireya mientras esperábamos al resto
- Normalmente venimos al frontón - si mucha variedad de cosas para hacer no había, eso estaba claro. - pero tranquila que mañana empiezan las fiestas y esto se llenara de gente.
Los cuatro que faltaban vinieron a la vez, supongo que se encontrarían por el camino.
- Chicos, ¿que os parece si vamos al pueblo de al lado?  Allí hay una piscina y es lo mejor que podemos hacer con este calor si no queremos morir abrasados.
- Es la mejor propuesta que he oído en mi vida - dije causando las risas entre mis amigos, me daba igual que se rieran el calor era insoportable y yo necesitaba refrescarme.
- Vale, entonces nos vemos en quince minutos aquí.
Todos subimos a cambiarnos para ponernos nuestros trajes de baño, cuando bajamos el único que faltaba era Xabi.
- ¿Donde estas Xabi? - pregunté extrañada por su ausencia
- A saber - dijo Gemma.
- Voy a buscarle - ni siquiera se porque lo dije, además,  no sabia donde vivía exactamente.
Fui a buscarle a su casa, Pau mas o menos me había indicado por donde era. Vivía unas cuantas casas mas abajo que nosotras en una casa que tenia plantas con flores rojas colgadas de las ventanas o eso me habían dicho.
Llamé a la puerta esperando no haberme confundido de casa, por suerte no lo hice y Xabi me abrió la puerta.
- ¿Por que no has bajado?
- No me hace especial ilusión ir a la piscina - ahora que me fijaba ni siquiera se había cambiado de ropa.
- Me tienes que estar tomando el pelo, me muero de calor, no te puedes quedar aquí todo el día, te va dar una insolación o algo.
- Creo que estas exagerando un poco
- Puede... pero no te vas a quedar aquí solo - le cogí de la mano y tiré de ella para que saliese de su casa
-Vero ni siquiera tengo el bañador - me dijo, yo seguía tirando de él
- Ah..- le solté - ¿pues a que esperas? Vamos, cambiate, te espero.
Cuando salió definitivamente salió de su casa fuimos a donde estaban los demás para por fin ir a la piscina.
- Ha costado, pero al fin lo he conseguido - dije cuando estuvimos con los demás.
- Muy bien Vero, entonces nos vamos
Nos pusimos en camino en camino y lo que parecía unos minutos en coche, eran veinte andando, pero merecieron la pena por ver esa enorme piscina. Cuando llegamos fue dejar las cosas y tirarnos al agua. Durante todo el camino sentía que mi piel se iba a incendiar, nunca había sentido tanto calor, además al ser una carretera de pueblo por la que habíamos andado el calor se notaba aun mas, el calor subía del asfalto produciendo mas sensacion de calor y un olor desagradable como de grava y alquitrán caliente, definitivamente no era nada agradable, pero eso había quedado atrás.
Las aguadillas, nadar y tirarnos unos a otros al agua estaban a la orden del día, incluso hicimos competiciones para ver quien aguantaba mas tiempo zambullidos en el agua. No podía parar de reír, era una de esas risas naturales, esas que solo te dan cuando estas realmente feliz, esa que hacia mucho tiempo que no tenia, demasiado tiempo.
- Chicos yo me salgo del agua - les anuncié.
No es que me hubiese aburrido o que estuviese cansada, pero estaba empezando a sentir frio por eso me fui. A la toalla para que los rayos de sol me calentaran.
- Aburrida - me gritó Pau salpicandome hasta que salí del agua.
Llegué a la toalla y me tumbé boca abajo, cerré los ojos mientras sentía el sol acariciando mi piel, estaba tan a gusto que sentí que me podía dormir. Pequeñas gotas se deslizaban por mi espalda por lo que me incorporé para ver la causa de ello. Y ahí esta él. Xabi estaba parado al lado mio mirándome con una sonrisa en la cara, yo apenas le podía mirar a la cara porque el sol me daba en plena cara haciendo que apenas pudiese abrir un ojo.
 - Ei - le saludé - ¿que haces aquí?
- Vine a ver si estabas bien - me dijo mientras se sentaba en mi toalla.
- Si, lo estoy ¿por que no debería estarlo?
- No se
- Tranquilo, no me vas a volver a ver como esa vez - sabia que me entendería cuando lo oyera, sabia que el entendería perfectamente a lo que me refería cuando había dicho esa.
- Eso espero...
- ¿Te arrepientes de haber venido? - cambié de tema, no me apetecía nada hablar de lo ocurrido.
- No la verdad es que no.
- Ves, yo tenia razón
- Chicos venís o no - gritó Lucia desde la piscina.
 Xabi se levanto y me miró esperando que yo también me levantara, pero no lo hice.
- ¿No vienes?
- No, prefiero quedarme aquí.
- ¿Seguro que estas bien?
- Si, anda ve - le sonreí para demostrarle que no me importaba quedarme sola, que estaba bien.
Xabi se fue y se zambullió de una manera perfecta, la verdad es que me daba un poco de envidia. Yo siempre parecía un pato mareado cuando en realidad lo intentaba hacerlo con estilo.
Me volvía tumbar, pero esta vez mirando a donde estaban los chico hablando, riéndose, molestandose entre ellos, era como estar en un sueño donde tu siempre lo ves desde tus ojos, pero la mayoría de las veces tu no entras en él, pero al contrario que otras veces no se sentía mal, no sentía que estuviese fuera del grupo sino que me sentía feliz de haber encontrado unas personas así y no podía evitar sonreír o reírme ante lo que veía. Sentía que todo estaba en paz conmigo.
Lucia salió de la piscinas y se tumbó en su toalla.
- Oye... - me giré hacia Lucia.
-Bueno se que no he hablado mucho y cuando lo he hecho no a sido de la mejor forma, pero quiero que sepas que puedes contar conmigo al igual que con los demás.
- Lo se - ¿Lo sabes?
- Si, se que puede ser difícil encontrarte derrepente con alguien nuevo y no siempre controlas la forma en que respondes a una persona o la forma en que actúas. A mi también me ha pasado así que estate tranquila. - Me alegro de que pienses eso.
- Eso si, no se porque te comportas así si en realidad tu no eres de ese modo.
- Porque es mas fácil aparentar ser una persona que no eres y que en cierta manera no les caigas bien, que ser la persona que realmente eres y que te rechacen.
- Pues yo creo que si nunca muestras como eres no sabrás si eso es así, además no creo que nadie te rechace por se como eres, todos tenemos nuestros defectos, ellos te conocen desde hace mucho no van a dejarte de lado. Se tu misma es lo mejor que puedes hacer, si quieres que te acepten aceptate tu primero.
- Se que tienes razón, pero es demasiado tarde.
- Nunca es demasiado tarde para hacer lo que quieres
- Gracias de verdad, yo no es que me halla portado muy bien contigo y aun así me has escuchado.
- Eh, para eso están las amigas. - La sonreí y ella me sonrió de vuelta.
Lucia volvió al agua mientras yo seguía tumbada en mi toalla. Cogí el móvil de uno de los bolsillos de mi mochila, eran las doce y media, pero no era eso lo que había llamado mi atención. Ahí estaba el con su cara y yo a su lado con una sonrisa igual o mas grande, la foto que nos habíamos sacado el día que habíamos ido con Mireya y Adrián en el parque de atracciones. Aquellos habían sido buenos tiempos.
Había sido incapaz de borrar la foto de la pantalla de mi móvil, se que mucha gente cuando corta con su pareja borra todo los recuerdos que tenían juntos pero yo había sido incapaz de hacerlo. Era un recuerdo que no quería olvidar aunque este me produjera dolor, un dolor que yo me había buscado.
Toqué la pantalla de mi móvil ahí donde se encontraba Dani, le hechaba tanto de menos. Me metí en la cabeza. Que eso ya no podría ser y guardé otra vez el móvil en su lugar.
- ¿Tu novio? - alce mi cabeza y ahí volvía a estar Xabi.
- Si, bueno un día lo fue. - Lo siento
- No, no importa es solo que no acabó muy bien.
- El se lo pierde - en otro caso me hubiera reído, al oír que alguien pensaba que no estar conmigo era una especie de perdida, pero no siendo yo la culpable de la ruptura.
- El no tuvo la culpa. - dije agachando la cabeza para evitar su mirada.
- No se lo que paso pero no creo que fuese algo tan malo.
No, claro que no lo sabia. Xabi pensaba bien de mi porque no sabia lo que había dicho si no se hubiese ahorrado su ultimo comentario.
- No quiero hablar de eso... Bueno y ¿tu tienes novia? - intente poner una cara de interés, pero la verdad era que solo lo había preguntado para que él no me preguntase a mi que es lo que había salido mal.
- No, tenia, pero el asunto salio mal.
- ¿Que pasó?
- Me puso los cuernos con mi mejor amigo
Y ahí volvía a estar la incomodidad, yo sabia que se sentía cuando te ponían los cuernos y también las repercusiones que tenia ponerlos.
- Tuvo que ser duro para ti.
- Si, pero ya pasó y lo olvidé o por lo menos lo intenté.
- Siempre es difícil olvidar una cosa como esa, te marca para siempre.
Aparté ese tema ya que no era un tema que nos agradase especialmente. Hablamos de lo que nos gustaba hacer y de lo que aguantabamos y lo que no en una persona. Estábamos de acuerdo en la mayoría de las cosas.
- Chicos son la siete y media y empieza a hacer frio, mejor volvamos ya al pueblo.
Los chicos hacia un rato que habían salido de la piscina, nos habíamos puesto a hablar y a jugar a las cartas para pasar el tiempo. No me apetecía nada irme, es como si pensara que si volvíamos al pueblo todo lo de esta tarde iba a desaparecer y el mundo real aparecería ante mi ojos y yo no quería eso.
Volvimos al pueblo y como de costumbre nos sentamos en el banco de piedra del frontón. No estuvimos mucho tiempo, pero en el rato que nos habíamos quedado Gemma anunció una cosa.
- Chicos venid preparados para el juego de esta noche.
Una de las cosas que había aprendido desde que estaba aquí había sido que los juegos siempre formaban parte de de la noche, así que después de cenar fuimos a descubrir cual era ese juego del que había hablado Gemma.
Nos sentamos en circulo, todos estábamos esperando a que Gemma descubriese el juego, no tardó mucho en hacerlo. Cuando sacó el objeto que había escondido detrás de su espalda me pude hacer una idea de que estaba pensado hacer Gemma con el objeto.
- Bueno, el juego de la noche es... - sacó una botella de cristal - el juego de la botella.
- Muy buena idea Gemma - dijo Pau emocionado.
- Me alegro de que te guste Pau porque sera la única forma de que puedas besar a alguna chica.
- Muy graciosa - dijo Pau haciéndose el herido.
- A ver, este no es el tradicional juego de la botella, lo vamos a jugar con una moneda. Si sale cara pico si sale cruz morreo ¿entendido?
- Si - dijimos todos
- Como Vero es la nueva empieza.
A mi este juego no me había gustado nunca, me parecía uno de los juegos mas tontos que podía llegar a existir. Además en este caso no tenia mucho donde poder elegir.
- Vero con... - giré la botella - Mireya, lanza la moneda.
 Salió cara lo que significaba un pico con ella. No me importaba dárselo había la suficiente confiada para saber que solo era un juego y que entre nosotras no iba a pasar nada, eso si si me hubiese tocado morreo no lo hubiese hecho.
- Mi amor ven aquí - la dije riéndome.
Nos lo dimos y luego nos preparamos para el siguiente. Esta vez le tocó a Gemma con Pau y encima un beso de los buenos, ya que le había salido cruz. Eso si que tenia que ser divertido de ver, se notaba a leguas de distancia que a Gemma no le hacia ni un poquito de gracia la idea de besar a Pau.
Pau no eraa feo, solo que si yo que solo llevaba un par de días ya me había cansado de todas las tonterías que hacia, aguantarlo desde hace años...
- Vamos Gemma, te estoy esperando - le dijo Pau, lo que me hizo explotar y empecé a reírme como una posesa.
- Una vez y no mas - le alentaban las demás.
Fue gracioso verlo y mas ver como Gemma se intentaba limpiar la boca ante el contacto de los labios de Pau.
- ¿Quien sera la afortunada o afortunado que le tocara un beso de Xabi? - Xabi giró la botella que paró justo enfrente de mi -con Vero, que bonito.
Xabi tiró la moneda y fue a parar en el lado de la cruz. Los demás al verlo empezaron a reír, gritar y aplaudir. Yo por mi lado solo pensaba que eramos amigos y esto solo era un juego, el beso no significaba nada.
Nos besamos. Lo que a mi me había parecido poco tiempo para los demás al parecer no era tan poco por que se pusieron a gritar.
- Sabéis que podéis parar ¿no? - dijo riéndose Mireya.
Nos separamos en el momento que oímos su voz. Me había perdido en ese beso, tenia que reconocerlo. Xabi besaba bien y yo simplemente me había dejado llevar sin pensar en nada mas. Me puse un poco roja porque ahora el centro de las bromas eramos Xabi y yo.
Después fueron Pau y Lucia, Lucia y Mireya, Mireya y Xabi, Gemma y Lucia... creo que se hicieron todas las convinaciones posible, y todo eran picos y morreos de un lado para el otro.
Pasamos un poco mas de tiempo hablando y luego nos separamos para ir cada uno a su casa, pero al contrario que otros días, Xabi subio hasta la casa de Mireya.
- Vero ¿puedo hablar contigo un momento?
- Claro. - nos despedimos de Mireya y esperamos hasta que se metió en la casa - dime
- Se que puede parecer raro que te lo diga así sin mas porque apenas me conoces, pero quiero que lo sepas, me gustas Vero.
- Xabi, yo...
- Ya lo se, solo somos amigos pero quiero que lo sepas, también se que acabas de dejarlo con tu novio y por eso no voy a intentar nada, pero quiero que lo tengas presente, quiero se sincero contigo y que sepas como son las cosas.
- Te lo agradezco pero no se si estoy preparada...
- No hace falta que te justifiques, esta bien, lo entiendo. No esperaba ser correspondido, hablamos mañana ¿vale?
- Vale
Me metí en la casa sin saber muy bien que acababa de ocurrir.

Querido diario:
Me siento mal por Xabi, me siento culpable. Se que no he hecho nada, que yo no tengo la culpa de que el sienta algo mas por mi de lo que yo siento por el, pero aun así es mi amigo y no me gusta verle mal.
Además no creo que sea la mas adecuada para el, el a sufrido porque lo han engañado y yo también he llegado a engañar y salir con el sin sentir igual que él ¿no seria otra forma de engañarlo también?
Solo espero que no se haga incomodo, ahora me arrepiento de haberme dejado llevar en ese beso, igual le a confundido mas de lo que ya estaba....
Por el otro lado tengo a Lucia, se disculpo conmigo por haber sido un poco borde en algunos momentos y la perdono porque yo soy la nueva y puede ser un poco raro tener un cambio tan derrepente. Además cuando hable con ella me pareció que es una chica que a sufrido mucho.
Solo espero que sea tal y como es, seguramente no es tan diferente a mi o como al resto del grupo solo tiene que mostrar como es ella realmente.