Páginas vistas en total

viernes, 2 de septiembre de 2011

Capitulo 8 - La declaración

¿No es estraño? Dani siempre aparece cuando mas lo necesito. Es como si tuviera una conexion conmigo. ¿pero de que hablo? Me estoy volviendo loca. ¿Conexión?. Solo alegrate de que hiciera que Tom te soltara. Todo había sido tan raro. ¿Por que se pegaron? Ni que fuera la novia de ninguno de los dos. Agg. Chicos. Quien los entenderá. Estos pensamientos eran los que se habían cruzado en mi mente durante todo la noche, desde que se fue Dani, hasta que me tire en la cama y me quede dormida de puro agotamiento.
Que se hubieran peleado por mi era subrealista y mas si era debido a mi. No podía negar que la idea de que dos chicos, ademas guapos, se pelearan por mi, era un subidon de autoestima y que cualquier chica soñaría con eso. Por el contrario que salieran heridos no me agradaba tanto, sobre todo por la parte de Dani. Lo se, era una contradiccion y una tontería pensar que si se peleaban no iban a salir heridos ninguno de los dos, pero nadie dijo que tener lo que deseas fuera fácil.
El caso a todo esto era que tenia que aclarar lo que había pasado y tenia que ser con Dani, pues no estaba dispuesta a tener una conversacion con Tom.

***

Habían pasado ya tres días de la pelea y no había logrado encontrar por ningún lado a Dani ¿se habría ido otra vez? ¿Le habrían castigado por llegar golpeado a casa? Ironías de la vida si lo habían castigado, pues él era mi héroe. Que cursi, pero en cierta manera verdad.
Le había contado todo a Mireya, claro esta había alucinado. Después evoluciono a SuperMireya para devolverme el golpe que Tom me había dado. Adrián la había agarrado para que no se fuera mientras yo la intentaba tranquilizar diciendo que había sido un accidente (o eso esperaba) y que ya ni me dolía, y era verdad. Los primeros días me había dolido bastante y como había predicho se me había hinchado como si tuviese una patata en vez de labio. Ahora solo quedaba un poco de hinchazon y una pequeña raja, pero se veía mucho mejor. En estos momentos me alegraba de no haber visto a Mireya antes, si me hubiera visto justo después de la pelea no me quiero imaginar como se hubiera puesto.
Era una muy buena amiga, su punto igual débil o uno que a veces no le venia muy bien era su impulsividad, se dejaba llevar muy facilmente por las situaciones y los sentimientos sin pararse a pensar antes.
    - Mireya no vas a arreglar nada, yo solo quiero olvidar que alguna vez fuimos algo - dije cansada. Cansada de que mas de una semana después de que todo hubiera acabado con Tom, siempre salia el mismo tema. ¿Asi como iba lograr superarlo y olvidarlo?
   - Sigo diciendo que le deberías haber dicho algo o haberle hecho algo.
   - ¿Para que? No iba a conseguir nada, el siempre a sido a si y siempre lo sera por mucho que me esforcé.
   - No se Vero, pero dejarle hacer lo que quiera sin una consecuencia...
   - Se ha quedado sin mi ¿que peor consecuencia que esa? - dije riéndome para que la tensión que se había creado se disipara. Lo conseguí. Mireya se rió y me abrazó. Me alegraba saber que el tema se había acabado, aunque solo fuese por ahora. Aunque había hecho un "chiste" sobre lo que había pasado con Tom se me había quedado un sabor amargo al final. Me molestaba y sabia que no iba a desaparecer por mucho que perdonara a Tom, siempre estaría presente que me había engañado. No iba a poder confiar tanto en los chicos a partir de ahora. Adrián por el contrario a Mireya no se rió ante mi gracia sino que me miró preguntándome si estaba bien. Yo asentí. ¿Que mas podía hacer? No iba arreglar nada. Simplemente no podía.
   - Oye, ¿sabeis algo de Dani? Quiero hablar con él, pero no da señales de vida.
   - Creo que había quedado con Alex y el resto.
   - Se que es una pregunta tonta, pero ¿os importa que me vaya?
   - ¿Tan pronto nos cambias Vero? - me dijo Adrián con cara de cachorrito abandonado.
   - Como si cuando me diera la vuelta no estaríais ya besándoos - le saqué la lengua. Él solo se rió. Sabia que era verdad llevaban casi tres semanas y estaban en plan empalagosos todo el rato - ¿Tomo el silencio como que me puedo ir?
   - Si Vero te puedes ir. No nos enfadaremos lo prometo
Me despedí de ellos pero no antes de llamar a Alex para preguntarle donde estaban. Estaban en el Skate Park. Lo se parece que viven hay, pero es un sitio grande y bonito y una vez que pillas costumbre de ir es difícil cambiar de sitio. Podía ver a todos, pero no veía a Dani. ¿Donde se habia metido? ¿Acaso al final no había salido?. Me acerqué a Alex para preguntarle.
   - Hola Alex ¿que tal?
   - Hola Vero... ¿tu también?
   - Yo también ¿qué? - Alex se había girado para verme. Me señalo el labio. - Ah, fue un accidente. Una historia larga.
   - Pues parece que se esta poniendo de moda. Dani también tenia golpes en la cara.
   - ¿Lo has visto? - empecé a buscar entre las caras conocidas. Nada. No estaba. - ¿donde esta?
   - Se acaba de marchar, justo después de que me llamaras. Me dijo que se iba a casa, que estaba cansado.
   - ¿Cansado? Que raro - murmuré tan bajo que Alex no me oyó
   - ¿Qué?
   - No nada, que yo también me voy. Solo venia para ver como estabais.
Con eso me fui, no espere a que me contestara. Se que había puesto una cara de desconcierto, pero era Alex. Estaba acostumbrado a mis rarezas. Pero eso no era lo importante. Necesitaba hablar con Dani y nunca lo encontraba. ¿Estaria huyendo de mi? ¿Se habría enfadado por la pelea? ¿Pensaria que todo fue por mi culpa? ¿Por que no lo iba a pensar? Había sido por mi culpa. Tom era mi ex no el de Dani. Si se acababa de ir igual le podría pillar de camino. Acelere mi paso y puse rumbo a casa de Dani. Si no me lo encontraba de camino, lo llamaría a casa. No tuve que hacerlo porque me lo encontré camino de su casa. Ahora no se podría escapar.
   - Hola Dani - lo llamé, él estaba un poco mas alante. No se giró. Lo llamé mas alto esta vez. Nada. Las sospechas de que me estaba evitando eran mayores.  Le cogí del brazo para que no siguiese andando - Ei, Dani, te llevo un rato llamando ¿no me has oído?
   - Si.. digo no, estaba en otro mundo
Raro, definitivamente raro. No me creía ni una palabra de lo que me decía. La pregunta era ¿por que me mentía?
   - ¿Me estas evitando? - sin rodeos. Necesitaba saberlo.
   - Eh, no - la pregunta le sorprendió claramente. Yo nunca era tan directa, pero todo era tan subrealista ultimamente que porque no hacerlo un poquito mas - ¿por qué dices eso?
  - Porque desde lo que pasó... no has dado señales de vida, me dicen que estas con Alex y él me dice que nada mas que le he llamado tu has decidido marcharte. Eso hace que dude. Además, no creo en las coincidencias.
   - No se, es que no podía verte y volver a recordar todo lo que pasó.
   - Ah, de verdad lo siento. No quería que salieses lastimado.
   - ¿Tu culpa? ¿Piensas que te culpo de lo que paso? - me miró y yo aparte la mirada hacia otro lugar
   - ¿Por que no deberías hacerlo? Si no hubiese sido por mi tu no te hubieses metido...
   - Por eso mismo, yo me metí. Tu no me dijiste que lo hiciese. - me interrumpió - no te culpo y tu no deberías hacerlo.
   - Ya bueno, no es tan fácil cuando veo las consecuencias - dije tocándole la mejilla, ahora solo la tenia un poco amoratada, nada comparable al primer día. - ¿qué tal estas?
   - Bien, apenas lo siento ¿y que hay de ti? - dijo tocandome cerca de mi herida.
   - Sobreviviré - dije sonriendo. Dani respondió a mi sonrisa.
   - Me alegro de que sea así - dijo aun sonriendo aunque no duró mucho - Vero... yo quería decirte algo.
   - Dime
   - Llevo tiempo queriendotelo decir... desde el baile, pero no hubo manera - dijo con una pequeña sonrisa. Me quede mirándole, todavía quería saber lo que me había querido decir, pero había estado esperando tanto tiempo que estaba muy nerviosa. - No se como decírtelo y lo peor es que tu igual no piensas lo mismo.
Asentí con la cabeza para que continuara. Lo hice porque no me sentía capaz de poder hablar, solo quería que terminara, pero al mismo tiempo me daba miedo lo que me podría decir. ¿Por que siempre tenia sentimientos contrariados?
   - Me gustas Vero - soltó derrepente. Me quedé hay abriendo la boca como si fuera tonta. Eso si que no me lo esperaba para nada. ¿Le gustaba a Dani? ¿A mi Dani? ¿Al chico del que llevaba enamorada tres largos años? ¿Yo? Esto si que era irreal. - ¿Vero? Di algo por favor.
  - Estoy soñando otra vez, parece tan real. Ni siquiera recuerdo haber llegado a casa. ¿Por que no me puede pasar esto nunca y siempre lo tengo que soñar? - Dani me miraba con una mezcla de confusión y de preocupación - No me mires así. Se que es un sueño. Solo pellizcame para que me pueda despertar de esta pesadilla.
   - Vero no estas soñando y no te pienso pellizcar
   - Ves siempre dices lo mismo. "No estas soñando Vero, esto es real" - dije imitándolo - Pellizcame.
Lo hizo y dolió, pero nada cambió. Seguía ahí con él. No aparecí en mi habitación debajo de mis sabanas. Estaba ahí con Dani, él cual ahora me miraba divertido por la expresión que debía tener en ese momento.
   - ¿Vero estas bien? - dijo acercándose a mi
   - No, no entiendo nada.
   - Vero me gustas, no hay mas que entender. Esto no es un sueño. Si quieres puedo volver a pellizcarte, claro, si no estas segura. - dijo sonriendome
   - No, que duele. - ante mi comentario se rió y puso sus manos a los lados de mi cara y me acaricio suavemente la mejilla - ¿Dede cuando? ¿Por qué yo? ¿Estas seguro?
   - Son muchas preguntas - me dijo - desde hace unos meses te empecé a ver mejor, antes solo te veía como una amiga nada mas, pero luego me empecé a fijar mejor en ti vi cosas que hasta ahora no había visto como que siempre tienes una sonrisa para todo el mundo, que siempre estas ahí para todo el mundo, que incluso piensas antes en las demás personas del mundo antes que en ti, que aunque eres tímida siempre das la cara y podría seguir así toda la tarde, y si, estoy seguro que me gustas tu. Me gustas Vero ¿tan difícil es de entender?
   - Sinceramente, si. Es dificil. Se que no hemos empezado a llevar mejor, pero no me habría imaginado esto, bueno en realidad es mentira en sueños pero ese no es el caso, además esta Clara (es la chica que baila con Dani en el primer capítulo de este libro), ella es guapa y popular y... - fui cortada. Hasta ese entonces había estado hablando sin parar. Casi hasta el punto de no saber ni lo que estaba soltando por mi boca, pero ¿sabeis que?. No me importaba ¿que por que? Porque había sido cortada de la mejor forma que se podría haber imaginado. Por un beso de Dani. ¡UN BESO DE DANI! Me estaba besando y yo a él, obviamente no lo iba a parar, sino que yo lo continué. Cuando nos separamos yo me sentía volar, solo que yo sabia que no era así para nada. La realidad era que me estaban temblado tanto las rodillas o mejor dicho las piernas, que si no hubiera sido por Dani que me estaba sosteniendo me hubiese caído al suelo. - eso tampoco me lo había esperado.
Lo sé. Es algo tonto para decir después de besarte con él chico que te gustaba. ¿Pero quien dijo que yo fuese normal?, además, él se rió. Lo que me encantó mas.

Querido diario:
Estoy feliz feliz feliz feeeeeeeeeliiiiiiiiiiiiiiiiz. FELIZ. HAPPY HAPPY HAPPY MEAL. Estoy tan feliz que pienso que se me esta empezando a ir la cabeza, pero me da igual. Por que lo único que puedo hacer es saltar y sonreír todo el rato. Salgo con Dani. Lo lees bien. ¡SALGO CON DANI! Después de tantas veces soñar con esto por fin se ha hecho realidad. Me lo pidió después de besarnos y claro esta que luego seguimos haciéndolo. Sigo sin podérmelo creer, pero poco a poco lo iré asimilando.