Páginas vistas en total

domingo, 18 de septiembre de 2011

Capitulo 11 - Siempre juntas

El día en la piscina había sido perfecto, no podía pedir mas. Tenia suerte por tener la familia, los amigos y el novio que tenia. Había veces que se me olvidaba dar las gracias por tener lo que tenia, tanta gente estupenda a mi lado. Muchas veces no los valoraba como se merecían o no les trataba como se merecían, pero cuando me ponía pensar en momentos como estos. En los que no tenia mas que mi diario en la mano y estaba sola en mi habitación o en la sala, me ponía a pensar en eso. Miraba mi vida desde otro punto de vista, desde otra perspectiva. Eso me ayudaba a ver todo de un modo mas claro, había veces que hasta era mas fácil resolver los problemas si los mirabas desde fuera y no desde dentro. Bueno, había algunos que eran difíciles desde cualquier punto de vista.
Volvía ha estar en la piscina salvo que esta vez no estaba sola con Dani, también había venido el resto del grupo. Lo que suponía nada de intimidad, ni siquiera un segundo. No eramos la única pareja, Mireya y Adrián también estaban, pero aun así el tiempo en pareja era inexistente, si no era porque uno te llamaba era porque no se quien le había pasado algo o simplemente estábamos todos en grupo, el resultado era el mismo. Nada de individualismos o tiempo en pareja o estar con el grupo o nada. ;e resigne, ya estaría con Dani a la vuelta a casa y lo tendría solo para mi. O eso esperaba.
- ¿A quien le apetece hechar una carrera? - preguntó Jorge. Se podría decir que Jorge a parte de ser nuestro Dj particular era un poco competitivo, empezaba a modo de juego pero hay veces que se lo tomaba demasiado en serio. Supongo que era porque no estaba acostumbrado a perder. Jorge. Era muy bueno en todos los deportes que practicaba.
- Me apunto - dijo Adrián.
- ¿Dani?
- Claro
- Vale, pues necesitamos alguien que nos de la salida. ¿Ana?
- Yo lo haré - dijo paseándose como lo hacían las chicas que daban la salida en una película de carreras de coches. Que decir de Ana, no se parecía a nadie que conociera. Había veces que me desconcertaba su forma de ser, pero todos la que la conocíamos teníamos una cosa clara. Con ella no había persona que se aburriese. - Ida y vuelta, eso hay que hacer para ganar. Preparados, listos, ¡Ya!
Los chicos se zambulleron todos en el agua, eran cuatro y solo uno podía ganar. Por el momento Alex iba en cabeza seguido por Adrian, luego Jorge y por ultimo Dani. Yo sabia perfectamente que aunque Dani fuese el ultimo en ese momento podía remontar cuando menos me lo esperara, y así lo hizo en la vuelta Dani se puso en cabeza con Jorge pisándole los talones. Seria muy bonito decir que mi novio ganó, pero mentiría. No ganó, pero tampoco fue el ultimo. Ganó Alex, cosa que me alegró no solo porque fuese mi mejor amigo, que también, sino porque esto le serviría a Jorge para que se diera cuenta de que ganar no lo es todo. Dani quedo el segundo, Jorge el tercero y Adrián el ultimo. La verdad que los puestos habían estado muy reñidos al final de la carrera. Casi no había tiempo de diferencia entre unos y otros.
- El ranking queda de la siguiente manera - anunció Ana - El campeón y el que se lleva el oro ¡Alex!, la plata para ¡Dani!, el bronce para redoble de tambor por favor... ¡Jorge! Y el ultimo, pero por eso no menos importante con el cobre esta ¡Adrián!.
Mireya, Lucia y yo no habíamos parado de reírnos y gritar mientras Ana anunciaba los puestos en los que habían quedado los chicos, incluso creo que media piscina rió y gritó con nosotras. Definitivamente habíamos sido el centro de atención de la piscina, habíamos dado un espectáculo.
Los chicos habían ido saliendo de la piscina según Ana los iba nombrando. En cuanto salio Alex me acerqué a él y lo abracé. Estaba completamente congelado. Intenté soltarme de su abrazo, pero me sostuvo contra él.
- ¡Alex sueltame, me estas congelando! - intentaba empujar su cuerpo lejos del mio, pero él me apretaba mas fuerte todavía.
- Que rápido te cansas de felicitarme.
- Es solo que Mireya y yo habíamos pensado en un modo especial de felicitarte de una manera mas especial. - giré mi cabeza hacia atrás para localizar a mi complice. - Mireya ven, tenemos que felicitar a Alex por su carrera.
Mireya ya sabia lo que tenia pensado hacer, me conocía perfectamente. Las dos nos apoyamos en el hombro de Alex, nos pusimos de puntillas ya que él era mas alto que nosotras. Nos acercamos a sus mejillas, pero antes de llegar a darle el beso lo empujamos y cayó al agua.
- ¿Te ha gustado?- preguntamos Mireya y yo riéndonos.
- Muy graciosas chicas - dijo Alex en tono molesto, las dos sabíamos que estaba fingiendo. Eso era una de las cosas buenas de Alex le costaba mucho enfadarse con la gente.
- ¿No te ha gustado? Jo, lo hicimos especialmente pensando en ti.
Todos nos estábamos riendo, ahora incluso Alex. Me acerqué a Dani quien todavía se estaba riendo por toda la situación. Que se había formado.
- Enhorabuena segundo puesto.
- Eso parece, no ha podido ser el primer puesto.
- Bueno si te digo la verdad me gusta mas la plata que el oro - al decirlo Dani me mostró una de sus enormes y brillantes sonrisas.
- Entonces me alegro de haber quedado el segundo.
- Creo que te mereces un premio
- No me vas a tirar al agua - realmente estaba seguro de ello y yo también.
- No estaba pensando en eso exactamente.
Me puse de puntillas al igual que había hecho con mi mejor amigo, pero esta vez nadie iba a acabar en el agua. Puse mis manos a ambos lados de su cara y la acerqué a la mía. El beso no era solo un premio para él, sino también para mi. Lo quería, lo había querido toda la tarde, estar así, como estábamos en este momento. Dani enseguida respondió a mi beso.
Oí gritos al fondo, intenté no reírme y concentrarme en ese beso, pero al parecer no era la única que tenia problemas con eso. Dani y yo nos miramos con una sonrisa y nos giramos hacia los demás que seguían gritando y silbando. Sentí como me iba poniendo cada vez mas roja y no era por que el sol me hubiera dado demasiado. Me pasaba siempre que mucha gente centraba la mirada demasiado en mi, incluso cuando eran mis amigos los que lo hacían.
- Vero ¿ahora te entra la vergüenza? - gritó Jorge, lo que hizo que me pusiera mas roja. Abracé a Dani y escondí mi cara en el pecho de Dani.
- Di que no Vero, ya quisiera Jorge que le besaran así- soltó Ana.
Se oyeron risas y un montón de uuhhh entre mis amigos por el comentario de Ana. Sabia que eso no se quedaría así. Jorge salió de la piscina dispuesto a ir a por Ana, esta corrió para no ser atrapada por Jorge, pero no lo consiguió. Jorge la agarró y la tiró a la piscina. Y así empezó todo. Ana se vengó también, Alex nos tiró a Mireya y a mi. En conclusión todos acabamos empapados y tirando al agua al resto, sin importar el por que.
Seguramente mas de uno que yo conocía se había tragado mas de media piscina con tanta aguadilla y tirar a la gente al agua, pero tenia que reconocer que había sido divertido. Sobre todo cuando Alex me había intentado tirar al agua una vez me había empujado para que me cayese al agua, pero yo lo había cogido del brazo. Ande literalmente con medio pie en el suelo y con el otro medio tocando el agua de la piscina. Al final no me caí, di una vuelta entera en el borde de la piscina y volví al lado de Alex,me reí de él por no haberme tirado. Lo malo es que mi momento de burla se acabó cuando vinieron Jorge y Adrián y nos tiraron a los dos al agua.
No os creáis que siempre eramos las chicas las que acabábamos en el agua, nosotras hacíamos un plan para lograr tirarlos ya que los chicos tenían ventaja. Serian menos, pero tenían mas fuerza que nosotras. Solo les bastaba con rodearnos por la cintura, levantarnos del suelo para que no pudiésemos resistirnos mucho y luego tirarnos al agua. Nosotros teníamos una estrategia, todas íbamos a por uno. Uno por uno los chicos iban cayendo. No fue tan sencillo de volverlo a hacer cuando se dieron cuenta de que si estábamos separadas no podíamos con ellos, o por lo menos no siempre.
No se cuanto tiempo estuvimos en el agua, pudieron ser horas o minutos, pero todos lo vivimos con una gran intensidad. Cuando ya no pudimos mas salimos del agua y nos dirigimos hacia donde habíamos colocado nuestras toallas. Sentía que si en unos instantes no me tumbaba mis piernas iban a ceder haciendome caer. Mientras habíamos estado en el agua el sol se había escondido un poco y el aire se había empezado a levantar haciendome tiritar del frió. Alguien se había sentado encima de mi ropa empapándola, así que no podía ponérmela. Solo tenia mi toalla la también estaba empapada por haber estado tumbada encima de ella.
- Estas congelándote, toma ponte mi camiseta - me dijo Dani mientras me pasaba su camiseta. La cogí, pero no. Me la puse.
- ¿Y que hay de ti? ¿No tienes frío?
- No, yo estoy bien.
Le mire por unos instantes para saber si era de verdad lo que me acababa de decir. No quería que se muréis de frío por mi. Además acabaria por mojarle la camiseta. Y no tenia otra para cambiarse. No lo pensé mas y me la puse. Aspiré el olor de la camiseta mientras metía mi cabeza en ella, olía a Dani. Ese olor era como decir "Bienvenido a casa". Con él siempre me sentía segura.
Estar con su camiseta me quitó un poco la sensacion de frió, hubiese sido mejor una chaqueta, pero ¿quien llevaba una chaqueta a mediados de julio?.
Dani me rodeó con sus brazos y me atrajo hacia él. Estaba tan agusto, ya no sentía frío. Dani era una especie de corta vientos. No podría estar mejor. Estuvimos ahí hasta que empezó a oscurecer, la mayoría de la gente ya se había ido a los vestuarios. Solo quedaban unas que como nosotros habían aprovechado todo el tiempo hasta el cierre de las piscinas. Los limpiadores ya habían empezado a recoger la basura que podría haber tirado la gente en las zonas que ahora estaban vacías. Había sido una gran tarde.


***


A la mañana siguiente me llamó Mireya. Quedamos para hablar porque me quería hablar de Adrián.
- ¿Que pasa Mireya?
- No se, ¿te acuerdas de que estaba preocupada por Adrián? ¿Que no sabia lo que le pasaba? Pues sigo sin saberlo. - Mireya se pasó una mano por el pelo, estaba agobiada. Realmente estaba preocupada. -Aunque tenemos momentos en el que estamos bien juntos, cada vez vamos mas a nuestra bola, no parece que estemos saliendo, parece que simplemente somos un lío de verano.
Normalmente a Mireya no le importaba tener un simple lio de verano , ciertamente era yo la que siempre hablaba de conocer antes a la persona, de sentir algo por ella antes de que pasara nada. Se podría decir que de nosotras dos yo era la romántica. pero con Adrián las cosas habían cambiado. Mireya había superado su record de salir con un chico, sabia que le gustaba mucho Adrián y eso la asustaba. Sabia exactamente lo que estaba sintiendo.
En sus anteriores "relaciones" por llamarlas de alguna manera, ella había marcado el ritmo, ella había tenido el control del la relación, pero ahora ella no podía controlar nada de lo que ocurría, y era por una razón muy sencilla. Se estaba enamorando o por lo menos estaba sintiendo por Adrián mas de lo que había sentido por cualquier chico que hubiese estado presente antes en su vida.
Cuando eso pasaba,ni siquiera podías identificar lo que sentías con la palabra amor. Solo te embargaba un sentimiento tan grande, tan intenso que un profundo miedo recorría todo tu ser. Tanto que llegabas a hacer cosas que nunca te hubieras llegado a plantear antes. Todo eso y mas es lo que pasaba cuando una se enamoraba. Esa sensacion de alegría cuando estabas con esa persona y de abandono,de que te faltaba algo cuando no estabas cerca de él.
- Mireya se que es difícil dejar de pensar en el porque se comporta así, pero lo único que vas a conseguir es tener mas dudas y un dolor de cabeza tremendo. Calmate, todo irá bien.
- ¿Cuando hemos intercambiado tu y yo los papeles?
- Supongo que al estar con Dani me he vuelto mas segura - sonreí al pensar en él. - Pero en serio relajate, piensa que a Adrián igual le pasa lo mismo que a ti, igual esta empezando a sentir mas por ti y eso le asusta. Puede ser muy confuso al principio.
- Espero que sea eso.- dijo Mireya suspirando. Yo la abracé. No me gustaba ver así a mi mejor amiga. - mira podemos hacer una cosa, quedamos todos juntos, los cuatro quiero decir y vamos a la playa. Dani podría hablar con él, ahora parece que se han hecho muy buenos amigos.


***


Por la tarde quedamos todos en la playa. Mientras íbamos camino a la playa le explique a Dani el plan. No se negó, solo esperaba que Adrián no se enterara de que había sido yo la que había planeado todo.
Mireya y Adrián ya estaban ahí. Por suerte se habían puesto cerca de la entrada de la playa, por lo que no nos costó mucho encontrarlos.
- Recuerda que es importante para Mireya. - le dije antes ir hacia donde estaban nuestros amigos.
- Lo se, pero normalmente no hablamos de esas cosas así que no te puedo prometer que me diga mucho, los chicos somos mas reservados en ese aspecto.
Cuando llegamos hasta ellos estaban los dos tumbados hablando. Igual estaban hablando de lo que ocurría con ellos dos.
- ¿Se esta bien ahí tumbados? - les pregunté
- No podemos quejarnos - dijo con una sonrisa Adrián. Era ahora o nunca.
- Mireya necesito hablar contigo, ¿Adrian me la prestas un momento?
- Claro.
Mireya y yo empezamos a pasear por la playa.
- ¿Estabais hablando de lo que pasa entre vosotros?
- No, todo sigue igual.
- Tranquila, dentro de poco sabremos lo que pasa.
Nos fuimos hacia las rocas y esperamos hay un rato, el que nos pareció suficiente para que los chicos hablaran. Cuando llegamos a las toallas los chicos estaban hablando, solo esperaba que en ese momento no estuvieran hablando de Mireya.
- ¿Nos habéis hechado de menos? - pregunté una vez que Mireya y yo nos tumbamos junto a los chicos.
- Eso no lo dudes -me dijo Dani y me dio un pequeño beso en el cuello.
No pude saber nada de lo que habían hablado entre ellos hasta que nos separamos para ir a casa, lo que fue todo el día en la playa y parte del camino a casa ya que Mireya y yo eramos vecinas.
- ¿Habeis podido hablar?
- Si
- ¿Y?
- No sabe lo que siente por Mireya
- Osea que mas o menos están los dos igual.
- Eso parece.

***

- ¿Y ahora que hago? - me preguntaba Mireya.
Esa mañana la había llamado yo para contarla lo que me había dicho Dani, no era mucho, pero por lo menos no era un no s la relación que teñían. Solo tenían que hablar sobre ellos y todo se arreglaría. O eso esperaba.
- Tranquila, solo tenéis que hablar de lo que sentís el uno por el otro. Los dos os gustáis y yo creo que estáis hechos el uno para el otro, y no te lo digo porque seas mi mejor amiga.
- Gracias por todo de verdad.
- Oye ¿para que. Están las mejores amigas? Siempre te apoyare pase lo que pase.
- Siempre juntas.
- Siempre juntas.

Querido diario:
Estoy preocupada por Mireya. No quiero que lo pase mal con todo el asunto este de Adrián, se que le gusta mucho igual incluso mas de lo que me llegue a admitir y eso solo complica mas las cosas. Ella nunca había sentido eso nunca y se que la primera vez que ocurre puede llegar a ser muy confuso. Creo que uno nunca llega a acostumbrarse a la sensación que te da enamorarte, pero si encima es tu primera vez es abrumador.
He sufrido mucho por amor y tu eso bien lo sabes, todos mis pensamientos, ilusiones y todo mi corazón están marcados y escritos en estas paginas. Por eso mismo no quiero que Mireya pasé por lo mismo que yo, no quiero que se enamoré de una persona que no le corresponda porque eso realmente duele. Duele saber que has sido rechazada, duele verle sabiendo que nunca sentirá lo mismo que tu y duele aun mas si ese amor que no tenia para ti si lo tiene para otra persona.
También soy consciente de que por mucho que la quiera ayudar yo no puedo hacer nada. Yo no puedo decirle a Adrián lo que tiene que sentir, pero se que si la deja escapar se arrepentirá.
Solo me queda estar al lado de Mireya hasta que todo esto se calme, espero que pronto y sobre todo que no acabe en tragedia.