Páginas vistas en total

lunes, 18 de abril de 2011

1º Capitulo - El Comienzo

 Era el día de la fiesta de fin de curso, estaba muy emocionada.Unas horas más y podría disfrutar de tres meses de playa, sol, amigos, fiestas, dormir hasta tarde... Cada vez ansiaba más el fin de las clases. ¡FUERA LIBROS! Tenia pensado quemar los libros en la San Juanada (fiesta del solsticio de verano en la que se hacen fogatas, mas o menos por el 23 o 24 de junio) aunque lo tenia que hacer a escondidas para que mi madre no se enterara.
  - Vero, el desayuno esta listo
Oí la voz de mi madre desde la cocina
  - ¡Ya bajo!- dije incorporándome en la cama y desperezándome
Elegí algo sencillo y cómodo para ponerme el ultimo día de clases. Una camiseta verde que sabia muy bien que resaltaba mis ojos verdes, unos vaqueros y mis zapatillas preferidas.
Cuando llegue a la cocina me encontré el mismo panorama de siempre. Mi hermano estaba comiendo su bol de cereales mientras veía la tele y mi madre apresurandole para que terminara y se fuera a vestir. ¡Hogar dulce hogar!
   -¡Buenos días!
   -¿Y a ti que te pasa?- preguntó mi hermano frunciendo el ceño
Recodáis lo que os dije sobre estropear hasta el mejor día, pues hoy no lo iba a conseguir iba a terminar bien mi curso y disfrutaría de mi mejor verano.
Por lo que me limite a sacarle la lengua e ignorarle, pero al parecer mi voz había tenido un carácter mas entusiasta de lo que a mi me había parecido
   -La verdad es que se te nota muy contenta hoy cariño
   -Vacaciones mamá. Estoy deseando que lleguen.
Me senté a desayunar mientras mi madre se iba con mi hermano a su habitación. Todo estaba muy tranquilo, por lo que me dedique a deayunar tranquilamente mientras leía el periódico.

Mireya llamó poco después de haber terminado de desayunar. Fui a abrir rápidamente.
   -Hola Mireya
   -¿Preparada para el ultimo día de clases?
Mireya lucia radiante como siempre con su pelo castaño ondulado. La verdad es que tenia mucha envidia de su pelo siempre parecía perfectamente colocado y era tan largo que la solíamos llamar Rapunzel (dibujo animado que estaba encerrada en una torre y que para rescatarla uso su larga cabellera). Llevaba un shorts vaqueros y una camiseta de tirantes a rayas muy colorida. Ella siempre se anticipaba a las estaciones. En invierno solía llevar tirantes como si fuera verano y no notase el frío.
La sonreí pensando en todo lo que íbamos a vivir este verano.
   -Nunca he estado mas preparada en mi vida. ¡Adios mamá!- Grité mientras cerraba la puerta.

                                                                       ***

    -¿Crees que la música sera buena?
Mireya me estaba preguntando sobre la fiesta que organizaba el instituto en el gimnasio. Por lo general solo ponían un escenario por si nos animábamos a hacer karaoke, y luego dejaban el resto del gimnasio como "pista de baile". La verdad es que ponían las mismas canciones que podías oír en la berberna de tu pueblo como Paquito el chocolatero, Coyote Dax... y cosas por el estilo. Lo extraño es que por mucho que hayas escuchado esas canciones una y otra vez te sigues riendo como la primera vez y te lo pasas genial.
   -Claro ya sabes que nos han dicho que podríamos llevar música, supongo que alguien les habrá aconsejado sobre el tipo de música que nos gusta.

Cuando llegamos a la puerta del instituto hay estaban todos. Alex, Jorge y Dani se estaban empujando unos a otros sin dejar de reírse, mientras que Ana, Lucia y Sonia les miraban desesperadas con una mirada de "chicos no hay quien les entienda". Hablaban entre ellas, supongo que comentaban lo que iban a hacer el verano ya que lo de los chicos no tenia solución.
   -Mira por ahí vienen- apuntó Jorge haciendo que todos miraran a donde nos encontrábamos Mireya y yo
   -Vamos chicas no querréis llegar tarde el ultimo día de clase- se burló Alex
Por un momento mientras nos encaminábamos todos al salón de actos la mirada de Dani y la mía se encontraron. Me sentí tan enrojecida de repente que tuve que apartar la mirada. Él no se podía imaginar el gran impacto que causaba sobre mi. Sentía que me podía perder en esos ojos dorados que tenia y no volver a la realidad. Me esforcé por volver a la realidad, al salón de actos. Me senté al lado de Alex a la espera de que el director diera su discurso anual sobre lo que habíamos hecho este año y que nos deseaba un feliz verano...
Después del discurso nos dirigimos a las clases a recoger nuestras notas, pero la verdad es que nadie prestaba mucha atención a las notas la gente solo esperaba que abrieran el gimnasio para que empezara la fiesta.
Oí un revuelo al final del pasillo por lo que supuse que ya habían abierto el gimnasio y que la gente se estaba arremolinando en la puerta del gimnasio.
Después de que Ramón , nuestro tutor y el profesor de física-química también conocido como Chuacheneguer (personaje de una película de acción), nos entregar las notas y nos deseara unas buenas vacaciones nos dirigimos al gimnasio. Yo estaba esperando a Mireya que se había quedado hablando con Chuacheneguer, cuando se me acercó Dani.
   -¿No vienes?-me pregunto con una cara de confusión que no puede lograr a entender
   -Sí, es solo que estoy esperando a Mireya.
   -Oye Mireya...- se quedó cayado pensando las posibilidades de seguir hablando o mejor dejarlo como estaba- Tengo que decirte una cosa
   -Claro, dime
Me estaba poniendo muy nerviosa. No me podía imaginar que era lo que me quería decir. Cuanto mas pasaba el tiempo mas nerviosa me ponía. No podía ser nada malo ¿o si?. La verdad es que las cosas entre nosotros habían mejorado algo desde que nos conocíamos. Habíamos coincidido un par de veces con nuestras madres y nos habíamos puesto a hablar tranquilamente mientras nuestras madres conversaban.
¿Que querría?
   -Pues..
   -Vero ¿donde estas?
Mireya me llamó interrumpiendo lo que fuera que quisiera decirme Dani y en ese momento maldije lo oportuna que había sido Mireya.
   -Aquí estas- sentencio Mireya, ella todavía no se había dado cuenta de con quien estaba. Cuando vio a Dani recostado en la pared enfrente de mi se percató- ¡oh! ¿vengo en mal momento?
Mi cara reflejaba un grandioso "Oh si Mireya, llegas en el peor momento que pudieras haberte imaginado"
pero Dani se limitó a negar con la cabeza
  -No tranquila.- se dirigió a mi- Ya hablaremos en otro momento
  -Lo siento muchisimo.- me dijo Mireya cuando Dani se alejo lo suficiente para que no nos pudiera oír- te juro que no le había visto.
   -No importa Mireya
En realidad eso no era del todo cierto. Me picaba la curiosidad. ¿Qué me tendría que decir Dani?
pero no merecía cargar con las culpas. Si Mireya hubiese sabido que Dani me estaba hablando ni de lejos se hubiera metido en la conversación. Ella sabia lo que sentía por él. Ella había vivido mi proceso de enamoramiento. Todos los suspiros, llantos, alegrías... TODO lo había vivido conmigo.

                                                                         ***

El gimnasio estaba repleto. Gente de primer curso se juntaba con los graduados. Los de ultimo curso subieron al escenario para recoger sus orlas mientras los llamaban uno por uno. Fantaseé un poco sobre mi momento de subir ahí arriba y pensar que he dejado atrás la secundaria y que un camino nuevo se extendía a mis pies. Pero para eso me faltaba todavía un año. Me sacaron de mi fantasía la ovación que les dieron a los graduados. Se veían todos felices alzando las orlas mientras les hacían fotos.
En cuanto bajaron los llenaron de abrazos y felicitaciones. La música no tardo en sonar, como era de esperar había canciones que todos conociamos aunque me sorprendieron algunas de ellas. No pensé que podía escuchar ninguna canción posterior a los años 90, pero tambien pusieron actuales.
Al principio nadie bailaba, la gente estaba pendiente de ir a por la comida. No se a quien se le ocurrió la genial idea de darnos una tarjetita con nuestra foto y tres casilleros. Bebida. Comida. Camiseta. Y todo para tener controlado lo que gastan. Por lo que todos estaban en las mesas entregando la tarjetita para que les dieran la comida. ¿Quien podía tener un esa idea?.
Después de eso no tardaron en ir a "bailar" o mas bien hacer el tonto. Yo decidí quedarme sentada en un banco mirando el panorama. Todos estaban bailando, riéndose, estaban felices. Mientras que yo tenia los ánimos por los suelos. No era el hecho de que el suspense, sobre lo que me había dicho Dani o mas bien lo que no me había dicho, me mataba, sino porque también lo estaba viendo bailar con Clara. Ella era su ex. Habían salido durante seis meses al principio de este año. Clara era popular, la novia que todos querían tener era alta, delgada, rubia... Solo le faltaban los ojos azules, pero por el contrario los tenia marrones de un color mas bien tirando a oscuro. Siempre había tenido un poco de celos por Clara , ella siempre estaba rodeado de chicos, mientras que a mi se me acercaban los justos y porque necesitaban algo de mi. Y lo mas importante ella había conseguido lo que yo mas deseaba. A Dani. Me mataban los celos cada vez que los veía juntos preguntándome porque yo no podía ser ella, porque yo no llamaba la atención de Dani, yo solo era la amiga de clase. Me alegre cuando terminaron, ya se que esta mal, pero seria peor si la relación la hubiera terminado Clara, porque significaría que Dani aun podría tener un interés en ella. Solo esperaba que en algún momento Dani se diera cuenta que yo estaba a su lado y que su forma de verme no fuera simplemente como a una amiga.

No me apetecía pensar en eso. Tantos pensamientos me empezaban a abrumar. Era un día de fiesta y lo único que hacia era torturarme con las imagenes de Dani y Clara. Decidí irme a tomar el aire y así intentar de dejar de pensar. Me levanté del banco dandome cuenta de que era la única que estaba sola. Los demás o estaban en pareja o en grupo, pero no había nadie solo, ni siquiera los profesores que estaban vigilando que la cosa no se desmadrara. Esto lo único que hacia era sentirme mas patética. ¿Donde se había quedado ese día tan maravilloso?. Había venido con una ilusión tremenda y ahora lo único que me apetecía era desaparecer de allí.

Me dirigí hasta la puerta y la abrí. No había nadie. Que raro. No me apetecía salir fuera del recinto, seguramente allí si habría gente sacándose fotos, riéndose y yo no me sentía bien para una sesión de fotos. Me senté en el banco del final del pasillo. Solo se oía el pequeño murmullo de las canciones que sonaban dentro del gimnasio pero nada que se pudiera reconocer. Siempre había pensado que una parte de mi era solitaria, que me encontraba mas cómoda sola. Me gustaba estar con mis amigos, como a todo el mundo, pero también había momentos en los que me sentaba y simplemente me quedaba mirando el paisaje y una ola de tranquilidad me recorría. No pensaba en nada. Solo era yo admirando una vista.
Los murmullos se elevaron. Me giré para ver lo que había causado esto. Era Dani. Estaba recorriendo el pasillo. Eso no era raro, él también podía salir a tomar el aire como lo había hecho yo, pero si lo era el que viniera directamente hacia donde yo me encontraba.
   -¿Qué haces aquí?- Dani me miraba expectante, como si en realidad tuviera un motivo bueno para estar aquí, pero la realidad era bastante pobre- ¿No se supone que deberías estar en la fiesta como todo el mundo?
   -Bueno. Digamos que necesitaba salir de allí y tomar un poco de aire
Era mejor que decirle que no estaba bien porque sus palabras retumbaban aun en mi y que verle otra vez con Clara no ayudaba mucho a la causa.
Si algo tenia claro en esta vida era que no le iba a decir a Dani lo que sentía por él. Él empezaría a comportarse raro conmigo, seria mas distante y yo no le podría mirar como siempre, porque yo sabría que todo lo que sentía hacia él, el ya lo conocía. No seriamos ni siquiera amigos. Solo conseguiría que nos encontrásemos incómodos el uno con el otro.
   - Sí, te entiendo. Demasiadas emociones en un solo día...
   - Bueno, ¿y tu por qué no estas ahí dentro?. Se veía que lo estabas pasando bien.
   - Sí, es solo que no tenia la cabeza en la fiesta. Necesitaba aclararme. Recuerda que tenemos una charla pendiente.
De repente me sentí violenta, no me entendáis mal yo solo no estaba acostumbrada a este tipo de conversaciones con Dani. Él no me contaba cosas de ningún tipo que no fuera relacionado con las clases y menos de un asunto que era solo referente a mi. Además sus ojos estaban fijados en mi y estaba totalmente serio. Notaba como me enrojecía lo que hacia que me sintiera mas avergonzada. Él tenia que estarlo notando.
   - ¿Te encuentras bien?
   - Eh... ¿qué?
   - Te estas poniendo roja por momentos
Rápido Vero piensa algo para decir.
  - Si si... es tan solo el calor - Bien hecho chica, tanto para ti. - ¿qué querías decirme?
  - Umm... no se como empezar
  - Por el principio suele estar bien.
Lo sé tengo que admitirlo es un chiste muy malo, pero pocas veces estoy hablando con el chico del que llevo enamorada 3 años y estoy nerviosa por lo que me vaya a decir. Además el se rió. Aunque no se si de mi o del chiste.e
   - Podría serlo si. Bueno yo solo... han cambiado mucho las cosas y me estoy replanteando las cosas, ahora lo veo todo desde otra perspectiva.
Es verdad que las cosas habían cambiado cada año era un mundo diferente, pero notaba como poco a poco me iba perdiendo cada vez mas. No encontraba la relación entre entre su "problema" y yo. Igual solo necesitaba alguien con quien hablar. Supongo que los chicos no hablaran de estos temas y que por eso le daba vergüenza hablar de estos con sus amigos. No se porque entre chicos no muestran los sentimientos, tanta testosterona no es buena.
   - Sí a mi también me pasa - lo único que se me ocurría era darle apoyo para que al fin me contara lo que pasaba - es normal que nuestro punto de vista cambie y mas ahora.
   - Creo que no... no eso lo que te quiero decir
Un grito que provenía del gimnasio nos desvió de la conversión.
  -¡Chicos la fiesta es dentro!
¿Por que? ¿Por que? ¿Por que? ¿Por que Lucia había tenido que salir en ese momento? ¿Es que no me iban a dejar saber que es lo que quería decirme? Si no era uno era otro.
  - Sí, ya vamos - se dio la vuelta para dirigirse a mi - parece que tendrá que esperar nuestra conversación
  - Eso parece
Espere a que se fuera, pero a mitad de camino se dio la vuelta.
   -¿Es que no piensas venir?
   - La verdad es que no. Prefiero quedarme aquí.
   - ¿Prefieres estar aquí sola que con tus amigos? - me preguntó entrecerrando los ojos, notaba que estaba confundido, cualquiera le diría que se iría con sus amigos pero yo era un mundo aparte - Vale, entonces te tendré que pedir que me acompañes.
   - Las multitudes no son lo mio...
   - Pues ven conmigo y olvidate de los demás.
No era difícil que eso ocurriera. Practicamete eso me llevaba pasando desde que lo conocí. Me quedaba absorta cuando lo veía. Era solo él, nada más.
Ni siquiera me dio tiempo a discutirlo. Yo quería decirle que me sentía incómoda aunque no le podía decir que él era la causa. Que no le podía ver con Clara.
Él me había cogido la mano y me estaba llevando al gimnasio.Siempre me había imaginado como seria el contacto con su mano, como seria de suave. Era muy suave. Me sentía relajada, no nerviosa como me había sentido hasta hace unos instantes.
La cosa cambió cuando atravesamos la puerta del gimnasio y empezaron las miradas. ¿Por qué la gente tenia la costumbre de girarse cuando alguien entraba por una puerta?. Seguida de las miradas, llegaron los cuchicheos y con ello mi vergüenza, me sentía pequeñita. Sabia lo que todo el mundo estaba pensando. Todos se preguntaban porque Dani estaba conmigo si hasta hace unos momentos estaba con Clara.
No los culpaba, yo también me lo preguntaba. Es solo que yo siempre evitaba cualquier signo de llamar la atención y esto no contribuía mucho.

Veia a Mireya sonriendome mientras comentaba algo con Alex y también a Clara, normalmente no me miraba ni cuando pasaba al lado de ella, pero ahora no hacia otra cosa. Me miraba de una forma que podía estar siendo atravesada por rayos láser. En el fondo su mirada aunque me atemorizaba un poco me daba cierta satisfacción porque significaba que yo estaba con Dani y no al revés. A hora se podía hacer una pequeña idea de lo que sentía yo cuando los veía juntos.

    ***

   - ¿Bueno y que vas a hacer en vacaciones?
Después de que todo el mundo se volviera a concentrar en si mismos, nos habíamos dirigido a donde estaban nuestros amigos haciendo el tonto mas que bailando.
   - Supongo que me quedare aquí como todos los años. ¿y que hay de ti?
   - Yo me voi a Londres todo el verano con mi padre.
   - No suenas muy emocionado por salir de aquí.
   - Ya... es que tenia otros planes para el verano.
   - Yo que no puedo quiero salir de aquí y tu que puedes y no quieres. No lo entiendo. Yo quiere conocer mundo, viajar, y ¿tu quieres vivir lo de siempre?
   - No exactamente lo de siempre, pero me gusta esto, estoy cómodo aquí, me gusta lo que tengo.
Sabia que no se estaba refiriendo a mi, pero eso no hacia que cambiara mi pensamiento, igual era yo la que estaba confundida, pero sentía que las cosas entre nosotros habían cambiado, que ahora las cosas entre los dos habían cambiado. Ahora estábamos mas cómodos el uno con el otro. Había mas confianza. Sentia que en ese momento podriamos hablar de cualquier cosa, pero esa situación no duró mucho ya que la fiesta acabo a las dos y a partir de ahí ya no nos volveriamos hasta que comenzara el curso y entonces las cosas no serian igual. Nuestra "relación" se habria enfriado.

Querido Diario:
Hoy ha sido un dia fantástico. No podria decir algo que haya salido mal. Empecemos porque las clases se han acabado y ahora tengo un largo verano para disfrutar. Bueno si hay algo malo. Dani no va a estar en él. Se va a Londres todo el verano. Ahora me resulta mas dificil separarme de él. Lo sé es una tonteria, pero he sentido una conexion con él que hasta ahora habia sido inexistente. Me he sentido segura, tranquila, importante a su lado.
Y justo cuando las cosas mejoran entre nosotros se va. ¿Por que tengo tan mala suerte?
¿Es que yo no me merezco ser feliz con el chico que quiero? Tantas emociones me han dejado agotada, volvere a escribirte pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario